El cáncer de mama gestacional presenta más mutaciones genéticas

Un estudio del Grupo Geicam de Investigación en Cáncer de Mama ha constatado que las pacientes con cáncer de mama gestacional (aquel que se desarrolla en embarazadas, durante la lactancia o en el primer año postparto) presentan con mayor frecuencia mutaciones en los genes vinculados a cáncer de mama hereditario, según se dio a conocer en el Congreso de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Según informó la SEOM, en esta investigación han participado 70 pacientes pertenecientes a tres centros españoles: el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, el Instituto Valenciano de Oncología (IVO) y el Hospital Clínico Universitario de Valencia.

El investigador principal del estudio y director de la Unidad de Mama e Investigación Clínica del centro cordobés, el doctor Juan de la Haba, aseguró que “estos datos pueden tener importancia en el asesoramiento genético de mujeres que han tenido cáncer de mama gestacional y para todas aquellas que presentan mutaciones en BRCA1 y 2 (genes vinculados al tumor hereditario) y desean tener hijos”.

El trabajo de Geicam también confirma que cerca de la mitad de los casos de cáncer de mama gestacional presentan tumores con subtipo Basal-like (identificado mediante un test de expresión multigénico), que en su mayoría se caracterizan por la ausencia de expresión de receptores hormonales y HER-2. Este hallazgo da pie a profundizar en las posibles causas por las cuales el embarazo, para estas mujeres, se convierte en una condición biológica de mayor riesgo para el desarrollo de tumores de mama.

El cáncer de mama gestacional es una situación clínica poco frecuente, representando del 6 al 15% de los tumores de mama en pacientes con edades comprendidas entre los 20 y los 44 años. Tal y como explicó el doctor De la Haba, “en las pacientes que desarrollaron el cáncer durante el embarazo, la edad media del primer embarazo es superior (32 frente a 26 años). Los tumores que se desarrollan durante la gestación tienen una mayor actividad proliferativa y una menor expresión de receptores hormonales. A pesar de ello, hasta el 90% concluyeron satisfactoriamente la gestación”.

Los expertos destacaron que el embarazo representa un factor protector frente al cáncer de mama cuando se produce a edades tempranas. Sin embargo, pasados los 30 años la gestación está asociada a un incremento del riesgo de desarrollar un tumor.

Según señaló el doctor De la Haba, “la maduración del tejido mamario finaliza con el primer embarazo y la lactancia. De esta forma, cuando la gestación se retrasa -algo frecuente en las sociedades occidentales- las células han estado expuestas a diferentes carcinógenos durante mucho tiempo y es posible que el embarazo estimule el crecimiento anómalo de esas células ya dañadas previamente”.

 

http://ecodiario.eleconomista.es/sociedad/

Leave a comment