Doctor Salomón Menjón: «Cada vez encontramos más casos de cáncer de mama en mujeres jóvenes»

Hablar con el doctor Salomón Menjón es hablar con una de las figuras más destacadas de la vertiente de la medicina encargada de tratar el cáncer de mama y ginecológico. Durante sus varias décadas de experiencia con este tipo de enfermedades, ha visto la evolución de una dolencia, la del cáncer de mama, que, según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer, tiene el riesgo de padecer a lo largo de su vida 1 de cada 8 mujeres.

Actualmente, el doctor compagina su labor como Coordinador de la Unidad Funcional Oncológica de Cáncer de Mama en el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada con su clínica privada, la Clínica Doctor Menjón. Además, es presidente de Sociedad Andaluza de Ginecología Oncológica y miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria.

Tal y como él reconoce, es en su consulta privada donde goza «de una mayor libertad» para ir más allá y tratar otro tipo de enfermedades relacionadas. Es allí donde el sello de identidad que ha creado tras cuarenta años de ejercicio coge forma y hace del centro una de las clínicas a la vanguardia en tratamientos de cáncer de mama y ginecológico o cuestiones relativas a la reproducción.

XVI Jornadas Actualización Ginecología Oncológica

No en vano, el Doctor Menjón mantiene un vínculo con la investigación de nuevos tratamientos y técnicas de detección para cáncer de mama y ginecológicos; es miembro de numerosas sociedades científicas y coordina las Jornadas de Actualización en Ginecología Oncológica que se celebran anualmente en Granada.

Ilusionado por el éxito del evento, que este año se celebró del 30 de noviembre al 1 de diciembre en el H.U Virgen de las Nieves, Menjón subraya la importancia de las «novedades quirúrgicas y médicas, relacionadas con la quimioterapia o tratamientos dirigidos del cáncer ginecológico y de mama, que se mostrarán durante estos días».

Porque son tiempos críticos para estos tipos de cánceres, no sólo por su incidencia, sino por la aparición de determinados casos –Menjón cita el de Angelina Jolie- que visibilizan la dolencia y aumentan la alarma. «Hay una preocupación creciente por determinadas formas de cáncer ginecológico –argumenta-. Por ejemplo, cada vez me encuentro más mujeres preocupadas por su variante hereditaria. Es cierto que esta variante está ahí, pero constituye una fracción menor: en torno a un 10% de cánceres están ligados a antecedentes familiares o a mutaciones de los genes».

De esta forma, el origen genético habría permitido, según sus palabras, abrir nuevos campos de tratamiento, sobre todo en el cáncer ovárico: «Tras años de ser un cáncer huérfano de opciones, ahora tenemos la posibilidad de llevar a cabo tratamientos específicos dirigidos a dianas moleculares».

Cáncer de mama: nuevos horizontes

La incidencia del cáncer de mama es, sobre el papel, cada vez más alta. No obstante, Menjón advierte: «No sabemos si se corresponde con una incidencia mayor o con un triunfo de las campañas de detección precoz». Lo que sí ha comprobado, reconoce, es «un desplazamiento de la edad de detección. Cada vez se detecta en más mujeres jóvenes. Son casos todavía escasos, pero ya no son extraordinariamente raros como antes».

Dos aspectos fundamentales de la enfermedad son sus causas y tratamientos. Por un lado, Menjón explica que no podemos poner el foco en un ingrediente concreto: «Es posible que el cáncer de mama aparezca motivado por factores ambientales, alimentarios o de estrés. Sí es cierto que el aumento de la grasa corporal es determinante; uno de los principios de la OMS para luchar contra el cáncer es evitar el exceso de peso, pero nuestra sociedad suele contar con este problema. No se hace el ejercicio que se debería hacer y se lleva a cabo una alimentación menos sana»

En cuanto a los nuevos tratamientos, el doctor subraya que «han evolucionado extraordinariamente, con cirugías más selectivas, menos extensas y mutilantes, que desfiguran menos la imagen de la paciente». Y concluye con otro halo de esperanza: «Ha habido una progresión de fármacos menos tóxicos, con menos efectos secundarios, que nos abren nuevos e importantes horizontes. Actualmente estamos participando en multitud de ensayos».

 

https://www.ideal.es/granada/

La intervención psicológica en mindfulness con pacientes supervivientes de cáncer de mama. Revisión sistemática

Raquel Calero y Juan Antonio Cruzado

Universidad Complutense de Madrid

El cáncer de mama sigue siendo el tumor más diagnosticado entre las mujeres. Los últimos datos de los que disponemos en nuestro país afirman que la supervivencia a más de 5 años será superior al 80% de los casos. Esto se debe en parte al diagnóstico precoz y al éxito de los tratamientos y el avance de los cribados.

Pasar por el diagnóstico de un cáncer de mama y superar los tratamientos implica múltiples necesidades de atención; además de problemas médicos, adaptaciones continuas a problemas sociales, mentales y emocionales, que limitan la calidad de vida de estas pacientes. Así muchas de estas pacientes una vez superados los tratamientos presentaran secuelas físicas (cambios en la imagen corporal, fatiga, falta de energía, problemas en el sueño, etc.), neurocognitivas (disfunción cognitiva) y psicológicas (malestar emocional, ansiedad y depresión).

En los últimos años se ha incrementado la investigación en las intervenciones psicológicas destinadas a favorecer la calidad de vida en pacientes supervivientes de cáncer de mama. Entre ellas las psicoeducativas, terapias cognitivo conductuales, counselling grupal e individual, terapia de expresión emocional y las intervenciones basadas en mindfulness.

En concreto, el Mindfulness lleva más de una década aplicándose con el objetivo de mejorar el bienestar y la respuesta emocional al cáncer en general y al de mama en particular.

El mindfulness se empezó aplicar en poblaciones sanas, esto es con ausencia de enfermedad clínica a finales de los años 70 por Jon Kabbat-Zinn y su equipo en la Clínica de Reducción de Estrés de la Universidad de Massachusetts bajo el nombre de Mindfulness Based Stress Reduction (MBSR) y con el objetivo de ayudar a las personas a reducir los síntomas de estrés y ansiedad y problemas con el sueño diarios (Kabbat-Zinn, et al., 2017). Con los años, y dado el éxito del que informaban sus investigaciones, se empezó aplicar a poblaciones clínicas, esto es a personas que padecían: depresión, fibromialgia y dolor crónico. Este programa llamado Mindfulness Based Cognitive Therapy (MBCT) combina el programa original de Mindfulness con la terapia cognitivo-conductual. Años más tarde, a partir de la década de los 90, se empezó aplicar, adaptando su estructura y contenido a las necesidades que presentaban los pacientes con cáncer; las sesiones eran un poco más cortas en tiempo para evitar el cansancio de las participantes y el contenido introducía herramientas útiles para enfrentar síntomas comunes en estas pacientes como la ansiedad por el miedo a las recaídas.

En la actualidad, el Mindfulness se aplica con frecuencia a supervivientes con cáncer. Sin embargo es necesario valorar la eficacia de estas intervenciones en esta población, y conocer en qué consisten y como se estructuran sus programas, para ello se ha llevado a cabo una revisión sistemática de las intervenciones psicológicas en mindfulness en supervivientes de cáncer de mama (bases de datos: Pubmed, CINAHL y Psycinfo) con el requisito de que incluyeran además de los grupos experimentales, grupos control, así como seguimiento tras finalizar las intervenciones con el fin de validar los resultados obtenidos.

En esta revisión se encontraron 10 investigaciones que informan de resultados positivos del Mindfulness en mejora significativa de síntomas psicológicos, físicos, cognitivos y biológicos (aumento de la telomerasa). La investigación muestra hasta tres modalidades de programas en mindfulness que parten del original MBSR y estos son: Mindfulness basado en la reducción de estrés para cáncer de mama (MBSR-BC), Recuperación del cáncer basada en Mindfulness (MBCR) y Mindfulness para la vida cotidiana (MAPs). La modalidad de programa más utilizada de Mindfulness sigue es el MBSR. No obstante, a este respecto y tras el análisis de los programas de Mindfulness empleados en estas investigaciones no se puede concluir cual es el protocolo de entrenamiento en Mindfulness más idóneo para las supervivientes con cáncer de mama, por lo cual siguen siendo necesarios estudios que vayan encaminados a validar el contenido y estructuración del programa de entrenamiento.

En conclusión, el Mindfulness se muestra eficaz para mejorar el bienestar, la calidad de vida, y reducir los síntomas de ansiedad, depresión y estrés percibido, y variables físicas como la fatiga, Así mismo, es necesario hacer hincapié en la necesidad de continuar llevando a cabo investigaciones por medio de diseños de investigación rigurosos que ayuden a determinar si también podrían resultar eficaces para reducir síntomas físicos como insomnio, síntomas cognitivos, y mejorar la actividad del sistema inmunológico.

El artículo completo puede encontrarse en la Revista Psicooncología:

Calero, R., Cruzado, J. A. (2018). La intervención psicológica en mindfulness con pacientes supervivientes de cáncer de mama. Revisión sistemática. Psicooncología15, 75-88.

http://www.infocop.es/