Golpe español al cáncer: Amancio Ortega trae la radioterapia más puntera a Barcelona

El Hospital de la Vall d’Hebron de Barcelona ha instalado el acelerador de radioterapia Halcyon en España, el más innovador en tratamientos de cáncer, capaz de reducir el tiempo de radiación y aplicar dosis bajas en tejidos sanos para reducir los efectos secundarios en los pacientes.

Este acelerador de radioterapia es el primer equipo instalado en Vall d’Hebron gracias a la Fundación Amancio Ortega, que ha donado siete millones de euros para la compra de tres equipos punteros en la lucha contra el cáncer, y empezó a utilizarse la semana pasada con tratamientos de alta precisión, de una forma muy rápida y segura y con una alta calidad de imagen.

Los doctores Jordi Giralt y Mercè Beltran, jefes del Servicio de Oncología Radioterápica y del Servicio de Física y Protección Radiológica, respectivamente, han explicado este lunes en rueda de prensa que el acelerador es el más moderno en su campo ya que distribuye las dosis de radiación idóneas para los tratamientos de radioterapia de intensidad moderada (IMRT) y arcoterapia volumétrica de intensidad modulada (VMAT).

“Con esta máquina podemos administrar altas dosis de radiación en los tumores aplicando niveles bajos de dosis en los tejidos sanos, lo que reduce los efectos secundarios del tratamiento”, ha indicado Beltran.

Francisco Rubio, que padece cáncer de próstata, ha sido de los primeros pacientes en ser tratado con la nueva tecnología instalada en Vall d’Hebron y este lunes ha dicho a los periodistas, tras su sesión de radioterapia, que “es cómoda, rápida y solo tardo ocho minutos“, a diferencia de los 25 minutos que tardaba en recibir el tratamiento su mujer, que también estuvo enferma de cáncer.

Una novedad de este nuevo acelerador de radioterapia es que incluye un sistema de control de imagen obligatorio, ya que cada día toma una imagen del paciente colocado en la mesa de tratamiento antes de administrar la dosis de radiación.

“En pocos segundos, Halcyon compara la imagen del tratamiento planificado con la imagen real del día y aplica automáticamente los desplazamientos necesarios para que el paciente reciba la radioterapia en el lugar calculado”, ha precisado la doctora Beltran.

Unas 450 personas enfermas de cáncer al año se podrán tratar con el nuevo acelerador en Vall d’Hebron, que se dedicará a pacientes con tumores en la zona pélvica, como de próstata y los ginecológicos, además de cánceres de pulmón.

La sala o búnker, como la llaman las personas que trabajan en ella, en la que está instalada la nueva tecnología ha sido adaptada especialmente y se han hecho, además, dos falsas ventanas de techo que simulan un cielo con nubes, si el tratamiento se recibe por la mañana, o con estrellas, si es de noche, para evitar la sensación de claustrofobia que puede causar estar en ese lugar, ha explicado la doctora Beltran.

Vall d’Hebron incorporará antes de final de año dos máquinas más gracias a la donación de la Fundación Amancio Ortega, una para tratar tumores infantiles con una máxima precisión y otra para el cáncer de mama.

El director general de la Fundación, Raúl Ortega, que no es familiar de Amancio Ortega, ha acudido este lunes al Hospital de la Vall d’Hebron para tratar con los médicos la gestión de la donación, aunque ha declinado hacer declaraciones a la prensa.

 

https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20190311/golpe-espanol-amancio-otega-radioterapia-puntera-barcelona/

 

 

Mejorar la dotación de Unidades de Consejo Genético facilitaría la multidisciplinariedad en cáncer de mama hereditario

Expertos reunidos en la V Jornada en Cáncer de Mama Hereditario, organizada por los grupos referentes en la investigación del cáncer de mama en España: Grupo GEICAM y SOLTI, junto a la Sección de Cáncer Familiar y Hereditario de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), han destacado la necesidad de mejorar la dotación de las Unidades de Consejo Genético porque, sólo así, se podrá facilitar un mejor abordaje multidisciplinar del cáncer de mama hereditario.

Entre el 5 y el 10 por ciento de los casos de cáncer de mama están relacionados con alteraciones genéticas hereditarias, el conocimiento de las cuales ayuda a evaluar el riesgo que tiene una persona y sus familiares de padecer este tumor. Esta tarea la realizan las Unidades de Consejo Genético, que estudian los antecedentes genéticos para determinar las posibilidades de que el historial familiar se deba a una mutación de los genes.

“Las Unidades de Consejo Genético, coordinadas por oncólogos médicos, se enriquecerían con la incorporación de expertos en asesoramiento genético, es decir, profesionales con licenciaturas como Biología, Genética, Psicología, Biotecnología o Enfermería, formados con un máster en asesoramiento genético y que son clave para un abordaje multidisciplinar del cáncer de mama hereditario”, ha dicho la oncóloga médico responsable de la Unidad de Cáncer Familiar del Hospital Universitario Vall d’Hebron (Barcelona) y miembro de SOLTI, Judith Balmaña.

Estos expertos complementan el papel de los especialistas oncólogos médicos, ginecólogos y cirujanos, mediante la elaboración del árbol genealógico, el asesoramiento a los pacientes, la interpretación de las variantes genéticas, la promoción de la toma de decisiones informadas, la comunicación intrafamiliar y el apoyo emocional.

En este punto, la oncóloga del Hospital Quirónsalud de Zaragoza y miembro de la Sección SEOM de Cáncer Hereditario, Elena Aguirre, ha comentado que disponer de información sobre la genética del cáncer significa poder poner en marcha medidas para evitar la aparición de un tumor o que éste se pueda diagnosticar precozmente, lo que impacta de forma relevante en la supervivencia de estas familias.

Y es que, las mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2 se detectan en un 15 o 25 por ciento de las mujeres que cumplen los criterios de síndrome de cáncer de mama y ovario hereditario. La probabilidad de que una mujer portadora de mutación en estos genes presente cáncer de mama se sitúa en torno al 70 por ciento a los 70 años, según estudios observacionales prospectivos.

“Este nivel de riesgo depende de sus antecedentes familiares y otros factores no genéticos”, ha añadido la responsable del Área de Cáncer Hereditario y Asesoramiento Genético del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, en Barcelona, y coordinadora del Grupo de Trabajo de tratamientos preventivos y heredofamiliar de GEICAM, Teresa Ramón y Cajal.

Según el proyecto ‘ALAMO III’, hasta el 24 por ciento de pacientes con cáncer de mama en España tiene al menos una característica personal o familiar para la sospecha de cáncer de mama hereditario. Entre estas características personales o familiares que alertan a los oncólogos de estar ante un posible caso de cáncer de mama hereditario, los especialistas destacan el diagnóstico antes de los 40 años, que el tumor sea triple negativo o bilateral, que afecte al varón o a varios miembros de una misma familia y que agregue en la persona o en la familia otros tumores como, por ejemplo, el de ovario.

“A la hora de recomendar a una mujer y sus familiares la realización de un estudio genético, se tiene en cuenta el tipo o tipos de cáncer que ha sufrido, puesto que, por ejemplo, el subtipo triple negativo se relaciona más con mutaciones en BRCA. La edad de manifestación o si ha sufrido más de un cáncer”, ha apostillado la doctora Aguirre.

Asimismo, y a juicio de la doctora Ramón y Cajal, el principal avance que han supuesto estos estudios es poder ofrecer a las personas que acuden a las consultas, preocupadas por el exceso de casos de cáncer en la familia, información para tomar medidas preventivas si es necesario. “En muchos casos, logramos darles una solución, identificando al gen responsable; sin embargo, se nos continúan planteando numerosos retos, como conocer la implicación de estos genes en el riesgo de desarrollar otros tumores, o poder identificar si es una variante patogénica, es decir, una mutación caracterizada, o si se trata de una variante de significado desconocido”, ha añadido.

MÁS ALLÁ DEL BRCA

Por otra parte, las expertas han recordado que en cáncer de mama hereditario, hay otros genes relacionados que están siendo investigados, como el PALB2, p53, CDH1, ATM y CHEK2. Algunos de ellos están asociados a síndromes en los que el tumor de mama es solo una manifestación más y en los que suelen predominar otros espectros de cáncer.

Por otro lado, se está investigando el papel que tienen los alelos de bajo riesgo (variantes genéticas distribuidas por todo el genoma) por sí solos o en combinación con estos genes, para precisar mejor el riesgo de desarrollar la enfermedad. El desafío que se plantea es, según ha explicado la doctora Balmaña, cómo implementar este conocimiento en la práctica clínica, cómo realizar la cuantificación del riesgo y cómo combinarla con otros factores de riesgo genéticos y no genéticos, con el objetivo de personalizar el manejo preventivo del cáncer, subraya la doctora Balmaña.

“Gracias al conocimiento de la deficiencia molecular que causan las mutaciones de los genes BRCA1 y 2 se han podido desarrollar fármacos específicos para los tumores con dichas deficiencias y, además, recuperar medicamentos ya utilizados en la práctica oncológica y que ahora se sabe que pueden ser eficaces en tumores con mutaciones en estos genes”, ha añadido la experta.

De hecho, dos estudios recientes han revelado que los platinos en las pacientes con mutación en BRCA1 y BRCA2 constituyen un tratamiento altamente efectivo, según la doctora Balmaña. Además, ya se dispone de dos fármacos, olaparib y talazoparib, que también han demostrado en dos estudios en fase III un mayor beneficio clínico y una mejor calidad de vida en comparación con quimioterapia en este tipo de tumores.

Respecto a la opción de los inmunoterápicos, el ensayo clínico fase III ‘IMpassion130’ demostró el beneficio de añadir atezolizumab, un anti-PD-L1 como tratamiento inicial a la quimioterapia en pacientes con cáncer de mama triple negativo. En este estudio el subgrupo de pacientes con mutación en BRCA 1 o 2 se beneficiaba con la misma magnitud que los otros tumores, si había expresión de PDL-1.

 

(EUROPA PRESS)

https://www.bolsamania.com/noticias/sanidad/

Combinar metformina e inmunoterapia puede combatir el cáncer de mama

Una combinación de un fármaco contra la diabetes y una inmunoterapia puede ayudar a combatir el cáncer de mama, según han demostrado investigadores de la Universidad de Helsinki (Finlandia) en un estudio que se ha publicado este miércoles en la revista ‘Nature Communications’.

‘MYC’, un gen con alto potencial de inicio de cáncer, se sobreexpresa en más del 40 por ciento de los cánceres de mama. Si bien este gen programa las células del cáncer de mama para construir más macromoléculas (metabolismo anabólico), también crea una vulnerabilidad metabólica al hacerlas más sensibles a un tipo de muerte celular conocida como apoptosis.

El nuevo estudio ha revelado que, debido a esta vulnerabilidad, las células cancerosas pueden ser atacadas con este ‘cóctel de medicamentos’ que incluye metformina y venetoclax, un inhibidor de la proteína BCL-2 que puede inducir la apoptosis en las células cancerosas.

“Esta combinación de fármacos explota las vulnerabilidades metabólicas específicas que los altos niveles de ‘MYC’ crean en las células tumorales. Metformina y venetoclax, cuando se administran juntas, destruyen las células tumorales de la mama en el cultivo y bloquean el crecimiento del tumor en modelos animales con cáncer de mama”, explica el autor principal de la investigación, Juha Klefstrom.

Sin embargo, los investigadores pronto descubrieron que el tratamiento con metformina más venetoclax solo mantenía a los tumores controlados mientras los modelos experimentales con tumores mamarios implantados recibían tratamiento con los medicamentos. Una vez que se detuvo el tratamiento, los tumores volvieron a crecer. El estudio muestra que los tumores se llenaron inicialmente con linfocitos que destruyen el tumor. Sin embargo, después del tratamiento, desaparecieron en gran medida y las células asesinas restantes expresaron PD-1, un marcador de agotamiento de las células inmunitarias.

Para ayudar a las células inmunitarias a combatir mejor el tumor, los investigadores desarrollaron una nueva estrategia de tratamiento. Primero, atacan los tumores de mama con metformina y venetoclax, medicamentos que inducen la apoptosis, para reducir el tamaño del tumor y despertar a los linfocitos ‘asesinos’. Después de extirpar quirúrgicamente los tumores primarios, los ratones se trataron con una combinación triple: metformina, venetoclax y un anticuerpo dirigido a PD-1, que se utiliza en inmunoterapias para mantener las células asesinas activas a largo plazo.

“Con esta combinación, la supervivencia de los modelos portadores de tumores implantados se extendió drásticamente en comparación con los individuos que se trataron solo con combinaciones simples o dobles. Finalmente, tenemos una combinación de medicamentos que explota de manera eficiente la función apoptótica de ‘MYC’ y, lo que es más importante, estos medicamentos se pueden probar en la clínica en pacientes reales. Actualmente estamos trabajando arduamente en este próximo paso”, concluye Klefstrom.

 

www.elmedicointeractivo.com

Inteligencia artificial para combatir el cáncer

Las aplicaciones que tendrá la inteligencia artificial en el futuro son casi inimaginables. El ámbito sanitario será uno de los que más se beneficiará de la utilización de esta tecnología: mayor precisión en el diagnóstico, agilidad en el desarrollo de nuevos fármacos, mejora en la toma de decisiones, rápida atención temprana, etc.

Esta misma semana hemos conocido que Nataša Pržulj, investigadora del Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC) ha liderado la creación de un nuevo método computacional basado en inteligencia artificial que acelera la identificación de nuevos genes relacionados con el cáncer. El método y sus resultados se han publicado en Nature Communications.

Este método utiliza técnicas de machine learning (Tri-Factorización de Matrices No Negativa) para relacionar grandes cantidades de datos ómicos y los recrea en un prototipo computacional, una ‘célula integrada’ o ‘iCell’. Fusiona tres redes de interacción molecular específicas de tejido: interacción proteína-proteína, coexpresión de genes y redes de interacción genética.

El equipo investigador ha aplicado este método para reconstruir células de cuatro de los tipos más comunes de cáncer (mama, próstata, pulmón y colon) y ha demostrado ser útil para localizar nuevos genes relacionados con estas enfermedades en todos ellos.

El método ha señalado 63 genes y un proceso de validación biológica ha confirmado que al menos 36 de ellos contribuyen al crecimiento irregular de las células. La validación se ha llevado a cabo mediante experimentos de desactivación de genes seguidos de pruebas de viabilidad celular y análisis de datos de supervivencia del paciente.

“Permite la identificación de genes alterados en el cáncer que no aparecen como alterados en ningún otro tipo de datos. Este descubrimiento pone de manifiesto la importancia de los enfoques integrativos para analizar datos biológicos y allana el camino hacia análisis integrativos comparativos de todas las células”, afirma la profesora Pržulj.

De este modo, el nuevo método permite descubrir nuevos genes biomarcadores, que pueden ser relevantes en la estratificación y predicción de la supervivencia en pacientes con cáncer. Por ejemplo, sus experimentos han revelado que los pacientes con cáncer de mama con alta expresión de MRPL3, una proteína ribosomal mitocondrial que no estaba relacionada con el cáncer previamente, tienen una menor supervivencia.

Además, Alfonso Valencia, profesor ICREA y director del Departamento de Ciencias de la Vida del BSC, señala que “las ‘iCells’ de Nataša Pržulj complementan a la perfección nuestras propuestas de análisis del genoma del cáncer en el BSC, y son sólo el primero de los muchos métodos computacionales sólidos que esperamos ver desarrollados por su nuevo grupo en los próximos años”.

Las posibles aplicaciones de este método no se agotan en la lucha contra el cáncer, sino que van desde el tratamiento de otras enfermedades hasta el envejecimiento, con el objetivo de descubrir los principios intrínsecos de la organización interna de la vida en la Tierra.

https://www.silicon.es/

Un análisis inmunitario predice si un cáncer de mama agresivo responderá al tratamiento

La presencia de un tipo de células inmunitarias en tumores de mama agresivos indica si responderán a un tratamientocon anticuerpos, según una investigación del hospital del Mar de Barcelona presentada en la revista Clinical Cancer Research.

La investigación abre la vía a seleccionar a las pacientes que reciben los anticuerpos, de manera que se administren en los casos en que los beneficios superen a los posibles efectos secundarios.

En las pacientes en que los anticuerpos no vayan a ser eficaces, los resultados abren la vía a actuar sobre los tumores para que tengan más células inmunitarias y puedan responder a los fármacos.

La investigación se ha basado en los tumores HER2 positivos, que representan alrededor del 20% de los cánceres de mama y que se caracterizan por tener un exceso de la proteína HER2. Esta proteína estimula la proliferación de las células cancerosas, lo que convierte a estos tumores en más agresivos que otros tipos de cáncer de mama.

La introducción de anticuerpos que contrarrestan la proteína HER2 ha cambiado en las dos últimas décadas el pronóstico de los cánceres HER2 positivos. Estos anticuerpos, generalmente combinados con quimioterapia, radioterapia y cirugía, permiten en la actualidad que el cáncer remita en la mayoría de los casos.

Sin embargo, por causas que aún no se comprenden bien, el tratamiento con anticuerpos tiene baja eficacia en alrededor del 40% de los tumores HER2 positivos.

El oncólogo Joan Albanell y la inmunóloga Aura Muntasell, en el Parc de Recerca Biomèdica de Barcelona

El oncólogo Joan Albanell y la inmunóloga Aura Muntasell, en el Parc de Recerca Biomèdica de Barcelona (Àlex Garcia)

“Partimos de la hipótesis de que las células NK [del inglés natural killer, o asesinas naturales] presentes en el tumor influyen en la acción de los anticuerpos”, explica Joan Albanell, jefe del servicio de oncología médica del hospital del Mar y director de la investigación.

Esta hipótesis se basa en que los anticuerpos son como microscópicas piezas de lego con dos puntos de unión. Por un extremo, se unen a la proteína HER2. Por el otro, a las células NK. “Actúan como un puente que permite que las células NK entren en contacto con las células tumorales”, explica Aura Muntasell, inmunóloga del Institut hospital del Mar d’Investigació Mèdica (IMIM) y primera autora de la investigación. De ahí que, si un tumor tiene la proteína HER2 pero le faltan células NK, los anticuerpos puedan ser ineficaces.

Además, cuando hay células NK en un tumor, también hay otras células inmunitarias como linfocitos T citotóxicos, que tienen capacidad de destruir las células cancerosas. “La presencia de células NK nos indican que hay un entorno inmune potente en el tumor”, señala Muntasell.

Para comprobar si la hipótesis era correcta, los investigadores han analizado biopsias de 113 pacientes tratadas en el hospital del Mar. Los resultados presentados en Clinical Cancer Research muestran que, cuando hay suficientes células NK en el tumor, el tratamiento con anticuerpos consigue una respuesta patológica completa –es decir, la desaparición de todo rastro de cáncer en las pacientes-. Por el contrario, cuando no hay suficientes células NK, no se suele conseguir la remisión completa de la enfermedad con el tratamiento con anticuerpos.

“El próximo paso de la investigación, que esperamos iniciar este mismo año, consiste en validar estos resultados con muestras amplias de pacientes a partir de datos de ensayos clínicos”, informa Albanell. Si los resultados se confirman, la decisión de qué pacientes deben recibir anticuerpos contra HER2 se tomará en el futuro teniendo en cuenta la cantidad de células NK presentes en los tumores.

Para las pacientes con déficit de NK, está previsto iniciar un ensayo clínico el año próximo con el objetivo de convertir sus tumores en sensibles a los anticuerpos. El ensayo clínico consistirá en infundirles células NK donadas por familiares.

 

 

JOSEP CORBELLA

https://www.lavanguardia.com/ciencia/20190222/46615123063/

Cuarta Cursa de la Dona Borriana 2019 con Fundación Le Cadó

Desde la concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Borriana, Maria Romero, junto a la vicepresidenta de la Fundación Le Cadó, Susana Pérez, se ha presentado la que ya es la cuarta edición de la Cursa de la Dona de Borriana, que se celebrará el próximo 24 de marzo a partir de las 11:00 horas, con salida desde la Piscina Municipal.

Punto de Inscripción: Piscina Municipal de Borriana

La inscripción estará abierta a partir de este martes 5 de marzo por tan sólo seis euros y a cambio se obtendrá la camiseta conmemorativa y solo a las mil primeras inscripciones, además, el tapacuellos de esta edición.

 

El diseño de la camiseta de esta edición se debe a la ilustradora y diseñadora, María Griñó, quien también ha querido “agradecer que se dirigieran a mí para la imagen del cartel dónde he querido reflejar primero, a la Mujer como protagonista siendo la cara de una de ellas la imagen, a la que hemos sumado la lucha contra el cáncer a través de los lazos que forman el cabello, y finalmente la perpetuación de la vida que se simboliza con la forma de corazón del conjunto, ya que precisamente es el objetivo final de los beneficios, la investigación contra el cáncer de mama”

 

La Cursa de la Dona de Borriana puede llevarse a cabo, gracias a la participación y colaboración de diversas entidades y empresas:

AAVV del Port de Borriana, Federació de Comerç de Burriana, Servei Municipal d’Esports Borriana, Caixa Rural Burriana, Sanycess, Frescamar | Rex Corvina, Gufresco, Naranjas Torres, Videca, Rosquilletas Finas, Clínica Granel y Coinpa.

 

Desde la Fundación Le Cadó queremos recordar que “contaremos además con la presencia de miembros del equipo de investigación del proyecto “Descifrando el genoma hereditario del cáncer de mama”, de la Fundación del Hospital Provincial de Castellón quienes personalmente recogerán los beneficios de las inscripciones para continuar con los trabajos de investigación que llevan a cabo en sus instalaciones.

4 cursa de la dona borriana 2019

Un «fármaco inteligente» para el tratamiento de las mujeres con el cáncer de mama de peor pronóstico

Cada año se diagnostican en nuestro país más de 30.000 nuevos de cáncer de mama, un tipo de tumor que representa la primera causa de mortalidad por cualquier enfermedad oncológica entre las mujeres españolas. Y es que a pesar de los avances logrados en su tratamiento, todavía hay un significativo porcentaje de tumores que no pueden ser erradicados. Es el caso de los tumores triple negativo, los más agresivos y más difíciles de abordar. Y es que dado que este tipo de tumor carece de receptores para estrógenos, progesterona y HER2, no puede ser tratado con terapias hormonales. En consecuencia, los tumores triple negativo, que suponen hasta un 15-20% de todos los casos de cáncer de mama, tienen el peor pronóstico de todos.

Pero los resultados de un estudio que se publican en « The New England Journal of Medicine» puede suponer un antes y un después en este tumor. El nuevo «fármaco inteligente» se ha mostrado prometedor en el tratamiento de las mujeres con cáncer de mama triple negativo metastático. «Creo que este medicamento tiene el potencial de cambiar la práctica, porque los datos parecen muy convincentes, incluso con un número relativamente pequeño de pacientes en el ensayo», subraya Kevin Kalinsky, de la Universidad de Columbia (EE.UU.) y autor principal del artículo.

«Estamos muy contentos de haber participado en el desarrollo temprano de este nuevo medicamento, que esperamos que cambie el paradigma de tratamiento para las pacientes con cáncer de mama metastásico triple negativo», asevera Gary Schwartz, del Columbia University Irving Medical Center.

Kalinsky afirma que «con este medicamento inteligente, podemos entregar una dosis mucho más alta de la carga útil, ya que lo enviamos directamente a las células cancerosas».

El ensayo clínico probó el medicamento en 108 mujeres con cáncer de mama triple negativo metastático que ya habían pasado por dos o más regímenes de tratamiento anteriores.

Hay que tener en cuenta que cuando la paciente comienza su tercer o cuarto régimen de tratamiento, la probabilidad de una respuesta es baja. Sin embargo, el sacituzumab govitecan logró una mejor tasa de respuesta en pacientes tratadas previamente que lo que se ha visto históricamente con otras terapias estándar.

Los resultados mostraron que, el 33% de las pacientes respondieron; la mediana de duración de la respuesta fue de 7,7 meses, y la supervivencia global media de 13 meses.

«Vimos una reducción significativa del tumor, y éste tardó más en progresar el cáncer en comparación con otros medicamentos que se usan comúnmente para tratar el cáncer de mama triple negativo metastásico», apunta Kalinsky. Nueve de estas pacientes son respondedoras a largo plazo y permanecieron libres de progresión de la enfermedad durante más de un año.

El hecho de reducir el tumor puede suponer algo increíblemente significativo para la calidad de vida de una paciente. «Cuando los tumores se reducen, es más probable que los pacientes experimenten mejoría en los síntomas, como el dolor».

El medicamento también se está probando en otros tipos de cáncer de mama, cáncer de vejiga y cáncer de próstata.

Ahora bien, los investigadores señalan que el ensayo solo probó sacituzumab govitecan; actualmente se está realizando un ensayo clínico aleatorizado de Fase II / III que compara sacituzumab govitecan con otros fármacos. [El pasado mes de enero la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) rechazó la solicitud de Immunomedics -compañía que desarrolla el fármaco- para la aprobación acelerada de govitecan sacituzumab como tratamiento de tercera línea para el cáncer de mama avanzado triple negativo].

 

https://www.abc.es/salud/enfermedades/