Cáncer de mama: Nuevas oportunidades en 52 ensayos clínicos

El diagnóstico a tiempo y el desarrollo de nuevos tratamientos han permitido aumentar la supervivencia del cáncer de mama, que puede llegar a superar el 90% de los casos en fases precoces. Los ensayos clínicos de terapias innovadoras constituyen nuevas oportunidades de acceso a las últimas estrategias contra el tipo de tumor más frecuente y más letal en la población femenina. Según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en 2015 se diagnosticaron 27.747 cánceres de mama. En Sevilla, este año 2017 se registrarán previsiblemente en torno a 1.400 casos nuevos.

“En los últimos años, especialmente tras la secuenciación de los genomas tumorales de miles de pacientes, el conocimiento está creciendo a ritmo exponencial”, explica la oncóloga Ana Casas, coordinadora de Relaciones Institucionales del grupo de investigación Solti en cáncer de mama. En Sevilla, en estos momentos, permanecen activos 52 ensayos clínicos que están dedicados a la mama, en distintas fases y estadios de la enfermedad, según datos de la Consejería de Salud. Este volumen, y la calidad de los estudios, sitúan a los expertos sevillanos en la élite de la investigación en el ámbito estatal, pese a la limitación de los recursos. Según la SEOM, España es el cuarto país europeo con más ensayos clínicos activos en cáncer incluyendo a todos los tipos de tumores. En concreto y hasta el mes de agosto en España se han abierto 558 estudios.

“En realidad el cáncer de mama son varias enfermedades distintas y cada una de ellas se clasifica en diferentes subtipos”, añade Casas. Los ensayos clínicos abiertos están dirigidos a grupos muy seleccionados de pacientes que padecen tumores clasificados dentro de estos subgrupos, que comparten una biología molecular similar. El mayor conocimiento de la genética de cada tumor permite avanzar hacia terapias más personalizadas.

La Unidad de Mama del Hospital Virgen del Rocío, que coordina el doctor Manuel Ruiz, participa activamente en 25 ensayos clínicos para el diseño de tratamientos innovadores, entre los que destaca una nueva familia de fármacos (palbociclib, ribociclib y abemaciclib), denominados inhibidores de las ciclinas. Más de cien pacientes han participado en los ensayos clínicos activos con estos nuevos medicamentos en el Virgen del Rocío. “Esta familia de fármacos va a cambiar el tratamiento de las pacientes receptores hormonales positivos”, vaticina el doctor Ruiz, al explicar que “en estadios avanzados los nuevos fármacos aumentan de manera muy importante el tiempo en el que la enfermedad está controlada, de modo que mejoran la calidad de vida, y disminuyen los efectos tóxicos”. Palbociclib y ribociclib van a ser aprobados de manera inminente para el tratamiento de la enfermedad avanzada, un paso más para su inclusión en el arsenal terapéutico rutinario de las consultas de Oncología.

Para la aplicación de palbociclib en las fases iniciales de la enfermedad, el doctor Manuel Ruiz participa también en el ensayo Pallas, un estudio internacional (3.000 pacientes), en el que España se sitúa como el país con más pacientes reclutadas. “El Virgen del Rocío es uno de los centros más activos de España y en este grupo de hospitales también se incluye el Hospital Macarena”, precisa el doctor Ruiz. Este ensayo incorpora palbociclib en el tratamiento precoz del cáncer de mama.

El doctor Ruiz aclara que el cáncer de mama se clasifica en tres grandes grupos de enfermedades (HER2 positivas, en torno al 15% de los casos; receptores hormonales positivos, alrededor del 70%, y triples negativo, un 15% de los casos). “Para cada grupo hay ensayos clínicos abiertos, tanto en fases iniciales como en etapas avanzadas”, precisa el experto. El objetivo de los oncólogos es reducir la quimioterapia a la mínima expresión, mediante otras terapias que garanticen la eficacia y eviten los efectos tóxicos.

“La quimioterapia sistémica ataca al tumor, pero también lesiona al resto del organismo. El daño de la quimioterapia es más acentuado en el tumor y logra disminuirlo. Ante sus efectos el tumor tiene más dificultad para reparar el daño que el tejido sano”, explica el oncólogo Álvaro Montaño, al destacar que los ensayos son “una oportunidad para las pacientes de recibir tratamientos que, posiblemente, en el futuro serán parte de la terapia estándar”.

Otros ensayos activos en el Virgen del Rocío están dirigidos a pacientes HER 2 positivas. Entre estos estudios en fase III, una línea explora una nueva terapia basada en anticuerpos, sin necesidad de aplicar quimioterapia”, añade Montaño. Se estima que en torno al 15% de los cánceres de mama son HER 2 positivas. “En este grupo de ensayos se intenta identificar nuevas moléculas para que actúen también como tratamiento dirigido”, añade el coordinador. Para las pacientes con cáncer de mama triple negativo los ensayos persiguen introducir la inmunoterapia. La Unidad de Mama Virgen del Rocío está integrada por seis especialistas en Oncología (Manuel Ruiz, coordinador; Javier Salvador, jefe de servicio, y los doctores Álvaro Montaño, Rosario González, Marta Benavent y Alejandro Falcón), que atiende cada año en torno a 700 casos nuevos.

El Hospital Virgen Macarena también mantiene activos una veintena de ensayos clínicos en cáncer de mama. Uno de los ensayos activos lleva el nombre de Pangea y es coordinado a nivel internacional por el doctor Luis de la Cruz, jefe de servicio de Oncología Médica, y se basa en la inmunoterapia. Este tipo de terapias persigue la estimulación del sistema inmunitario para que el propio organismo actúe contra el tumor.

Otro ensayo clínico multicéntrico e internacional en el que participa el Hospital Macarena se denomina Olympia. El doctor Fernando Henao, como investigador principal de este estudio explica que, de momento, se han reclutado en Sevilla siete pacientes, siendo el Macarena el primer centro por el volumen de casos reclutados en el ámbito estatal. Olympia es un ensayo internacional dirigido a pacientes con cáncer de mama hereditario y en el que participarán un total de 1.200 pacientes en el ámbito mundial. “El estudio persigue comprobar la eficacia de un nuevo fármaco (olaparib), que ya se utiliza en cáncer de ovario, para prevenir las posibles recaídas tras un cáncer de mama hereditario”, explica el doctor Henao. Se estima que el cáncer hereditario representa al 10% de todos los tumores de mama. Las pacientes candidatas de participar en este ensayo en fase III son un subgrupo que presenta un alto riesgo de recaída debido a las alteraciones genéticas del tumor. Los resultados preliminares de este ensayo son prometedores tanto en términos de supervivencia como en calidad de vida y, previsiblemente, los estudios culminen en el primer semestre del próximo año.

El doctor Henao realiza también un estudio propio en el Macarena dirigido a los familiares sanos de pacientes con cáncer de mama hereditario. “Este estudio propio consiste en realizar un seguimiento exhaustivo de los familiares de pacientes de cáncer de mama hereditario para tomar medidas preventivas”, explica el especialista.

Artículo redactado por Noelia Márquez

Fotografía: Juan Carlos Vázquez

http://www.diariodesevilla.es/sevilla/

Leave a comment