Historias Le Cadó: Isabel González

Isabel González es psicóloga especialista en oncología y colabora con la Fundación ofreciendo distintos talleres que muestran la importancia de la psicología en el acompañamiento del cáncer de mama. Con ellos busca ayudar a quienes lo sufren y dar herramientas para el soporte psicológico, de manera que afrontar la enfermedad y sus secuelas psico-físicas sean lo menos graves posible.

Más allá de conocer el trabajo que está desarrollando la Fundación Le Cadó, para ella hubo otros dos factores decisivos en el momento de colaborar. Por un lado, convivir día a día con el sufrimiento de las mujeres cuando son diagnosticadas y tratadas de cáncer de mama. Por otro lado, el deseo de compartir conocimientos que ayudan a sobrellevar la enfermedad a quienes desean escucharlos y que la Fundación sea un espacio para compartirlos. Tanto las pacientes como sus familias sufren a nivel psicológico y muchas veces se descuida esa salud mental, que es crucial para seguir adelante.

Para Isabel González, está claro que la investigación abrirá caminos para mejorar los tratamientos y es lo que al final salvará más vidas. Sin embargo, para conseguirlo hace falta dinero y alaba el compromiso de Le Cadó en este sentido, ya que aportan lo que modestamente consiguen con todo su trabajo. Esta labor ha supuesto para la protagonista un aprendizaje personal, el hecho de aportar y compartir los saberes que tiene sobre la psicooncología le hace sentir que crece como persona. Después de esto, insta a aquellos que buscan apoyar una buena causa a colaborar con la Fundación aportando tiempo, habilidades, conocimientos… porque es el camino para conseguirlo.

La Fundación Le Cadó se suma a la Milla Europea

Este pasado 6 de junio, la Fundación Le Cadó tomó parte en la Milla Europea, una acción organizada por el Servei Municipal d’Esports y el Ayuntamiento de Burriana para promover una vida más activa en la ciudadanía. De las diferentes rutas marcadas, la convocatoria de la Fundación se dio en el carril ciclopeatonal del puerto.

Los participantes acudieron a la convocatoria llevando la camiseta de la Cursa de la Dona 2020, que no pudo llevarse a cabo debido a la situación de pandemia vivida en el momento. De esta forma, se hacia ver que, a pesar de que no pudimos realizar los eventos dicho año, seguimos trabajando para visibilizar la lucha contra el cáncer de mama.

Queremos agradecer la colaboración de todas las personas que han participado y animaros a que mantengáis la actividad física en vuestro día a día.

Historias Le Cadó: Isabel Ferrer

Isabel Ferrer es la directora general de la Caixa Rural de Burriana, cada año esta entidad bancaria hace una donación a la Fundación Le Cadó y este 2021 entregaron un cheque por valor de 600€. A esta iniciativa se suma la ayuda para organizar las Marchas contra el Cáncer y siempre están dispuestos a colaborar en todo aquello que sea positivo para la sociedad burrianense.

La Caixa Rural San José de Burriana, en palabras de su directora, está muy implicada con obras sociales porque destinan una parte importante de sus beneficios a causas de interés cultural, social y humanitario. Dado el proyecto que desarrolla la Fundación considera que es un gran destino de los fondos, pues todos ellos van a la investigación para el cuidado de personas. El cuidado humano es el primer objetivo que se debe marcar una sociedad y la Fundación vive para ello. Isabel Ferrer recuerda que Le Cadó con su trabajo busca soluciones a un problema tan grave como el cáncer de mama que afecta a tantas personas, especialmente mujeres.

Esta oportunidad ha hecho que Isabel Ferrer conozca más a las maravillosas personas que dirigen la Fundación. Así, admite que se alegra de la decisión de colaborar con un equipo que hacen de su trabajo una gran obra social. Es necesario contribuir en un proyecto como este porque se apoyan muchas causas a la vez y todas tienen un punto en común: el bienestar de las personas afectadas y su familia. La directora de Caixa Rural reconoce los importantes logros conseguidos por la Fundación, lo que aporta confianza al proyecto y significa que todas las aportaciones son bien gestionadas.

Historias Le Cadó: Pau Pérez

Pau Pérez Rico es el Director de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Comunidad Valenciana en El Corte Inglés. Él fue nexo de unión para la colaboración entre la Fundación Le Cadó y El Corte Inglés de Castellón, convirtiéndose en punto de inscripción y venta de camisetas para las Marchas contra el Cáncer castellonenses.  A su vez, allí se celebra la comunicación oficial del evento y facilitan los arcos hinchables que marcan la casilla de salida de la carrera.

Desde esta empresa siempre han estado junto a las personas que necesitan apoyo y a lo largo de su historia se han sumado a distintas causas. Cuando Pau Pérez descubrió el fin encomiable de Le Cadó supo que había que unirse por la gran labor que presta en la lucha contra el cáncer de mama. Además, reconoce la importancia de que exista esta Fundación y su compromiso con la investigación porque junto a la prevención es el factor más importante para contener la enfermedad. Para Pau Pérez es vital luchar contra ella porque causa un daño terrible a una parte fundamental de la sociedad como son las mujeres.

La investigación y prevención son fundamentales para luchar contra el cáncer de mama que cada año causa un daño terrible a las mujeres”

Esta experiencia ha permitido a Pau Pérez conocer el valor humano de la Fundación Le Cadó y descubrir personas con un propósito fijo dedicadas a ayudar a los demás. Esto es lo que da sentido a este proyecto y el protagonista destaca la satisfacción de ver a tanta gente dedicada en una causa que nos preocupa a todos. Con ver desfilar a miles de personas por las calles de Castellón en una marcha festiva a la par que comprometida es un argumento suficiente para apoyar esta iniciativa. Esta acción se repite cada año y siempre gana adeptos, para Pau Pérez sobran las palabras y considera que los hechos hablan por sí mismos.

Historias Le Cadó: Leti Mora

Como profesional del sector audiovisual, Leti Mora trabajó en los vídeos conmemorativos del décimo aniversario de la Fundación Le Cadó disponibles en todas las redes sociales. A esto se suma el rodaje de las distintas marchas contra el cáncer de Castellón con las grabaciones que plasman la unión y la marea rosa para el recuerdo. Ella misma confiesa que fue muy especial y lo guarda para siempre porque es emocionante ver la cantidad de personas que se suman por una misma causa.

Siempre ha estado presente en estos momentos tan significativos para la Fundación Le Cadó y ahora ya forma parte de ella. Cuando descubrió la historia que hay detrás de la creación de Le Cadó algo cambió en Leti Mora y reconoce que no se puede hacer otra cosa que colaborar. Cada persona que conoces de este proyecto es más especial, la voluntariedad con la que trabajan y el espíritu de equipo es increíble, pues pocas veces se encuentra esta humanidad.

“Gracias a la Fundación he descubierto lo emocionante que es ver la cantidad de personas que unen sus esfuerzos para luchar contra el cáncer de mama”

El cáncer de mama es una de las enfermedades graves más habituales entre las mujeres y según Leti Mora la investigación es el mayor aliado para disminuir sus efectos. Esta es fundamental para mejorar los tratamientos y disminuir su agresividad, ya que alteran la vida de la paciente. La fotógrafa destaca que cada aportación sirve para apoyar especialmente a las mujeres que están pasando por ello, pero también ayuda al resto que en un futuro pueden sufrirlo.

El hecho de colaborar con la Fundación Le Cadó es desde luego una buena forma de luchar contra el cáncer de mama. Para Leti Mora los componentes de la Fundación son una gran familia con un espíritu luchador y valiente para conseguir un objetivo en común, mejorar la vida de muchas mujeres. Después de trabajar con ellos, ha descubierto que esto se refleja en sus campañas alegres, divertidas y con una actitud muy positiva. Sin duda volvería a hacerlo porque colaborar con ellos siempre es fácil, amable y satisfactorio a nivel personal.

Historias Le Cadó: Eladio Collado

Eladio Collado es el Vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universitat Jaume I y está inmerso en el proyecto que financia la Fundación Le Cadó sobre los beneficios de la actividad física en el cáncer. Gracias a ello, 60 mujeres de la provincia de Castellón combinan su tratamiento oncológico con el deporte y les hace sentirse acompañadas porque han conocido nuevas amigas que viven lo mismo. Estas mujeres cada semana realizan sesiones de entrenamiento, siempre acompañadas con la camiseta de la Fundación y ya se encuentran mucho mejor física y anímicamente. 

El objetivo de la Fundación y su entusiasmo es algo contagioso y para Eladio hacen colaborar desde el primer momento. Así, destaca que Le Cadó destine todo lo recaudado a la investigación porque es mirar hacia el futuro y dar herramientas a aquellos que lo necesitan. No podía faltar la proximidad de las grandes personas que dirigen la Fundación y reconoce que para el entorno universitario y grupos de investigación su ayuda es una “bendición”.

“La implicación de la Fundación con la investigación permite mirar al futuro y mejorar la calidad de vida de las personas que sufren cáncer de mama”

Para Eladio, el cáncer de mama afecta selectivamente a personas que viven una especial vulnerabilidad y se ha convertido en una lacra que merece toda la atención. Esto puede cambiar con investigación no solo médica, sino ampliada a otras disciplinas sanitarias o psicosociales. La fisiología del cáncer y los tratamientos quirúrgicos son fundamentales, pero hay que tener en cuenta los autocuidados, la nutrición… Todo lo que permita incrementar la calidad de vida de las pacientes.

Desde el principio, la Fundación Le Cadó mostró interés en este proyecto y se paró a escuchar, se entusiasmaron y decidieron participar activamente. Eladio agradece esta predisposición porque al final comparten el mismo objetivo: mejorar la calidad de vida de las pacientes de cáncer de mama. Aunque todos no pueden colaborar con una montaña, cada uno puede aportar un puñado de arena que la Fundación agrupa para esta causa. Al final, el enemigo es común para todos y que mejor acto que colaborar para lograr visibilizar esta enfermedad.

Historias Le Cadó: Rafael Boria

Rafael Boria es el responsable del agua de Benassal, que nace en uno de los manantiales de la comarca castellonense Alto Maestrazgo. Con esta agua colabora con la Fundación Le Cadó en las distintas carreras organizadas contra el cáncer de mama, pues se reparte a los participantes en puntos del recorrido. Esta aportación se produce desde hace ya varios años y además desde la empresa reconocen estar siempre dispuestos a ayudar en todo tipo de acciones para la lucha contra el cáncer.

Cuando Rafael Boria descubrió el valor humano de quienes dan sentido a la Fundación Le Cadó tuvo claro que eran las personas con las que quería colaborar y ayudar en esta causa. Lo confirma al ver todo el trabajo que hacen desde la Fundación sin nada a cambio más que la gratificación de las personas para las que son un punto de apoyo. Aunque el líder de Benassal coincide en que la investigación es el principio para afrontar el problema, muchas veces se tiende a olvidar a quienes lo sufren y hay que estar ahí para ellos. Por ello, destaca el gran papel de Le Cadó que apoya incondicionalmente a las personas durante todo el proceso y les permite entender lo que está pasando.

Algo que empezó a nivel empresarial se ha convertido en un aprendizaje personal y para Rafael Boria ha sido clave para ser consciente de la magnitud del problema. Actualmente, considera que hay un gran desconocimiento sobre lo que engloba el cáncer de mama. Esta enfermedad es más común de lo que deseamos y es esencial la Fundación para conocer los pasos a seguir y todo lo que hay detrás del diagnóstico. Para que la Fundación pueda continuar siendo la compañía para muchos y financiando proyectos de investigación se necesita colaboración. Dada la experiencia de Rafael Boria apuesta por la unión entre personas y anima a actuar desde ya porque no hay nada que pensar, el cáncer de mama es un problema de todos.

Historias Le Cadó: Claudia Hernández

La empresa de cerámica castellonense, Grespania, colabora desde hace varios años con la Fundación Le Cadó y entrega parte de sus beneficios para sufragar proyectos de investigación. Lo cuenta su propietaria, Claudia Hernández, quien conoce muy de cerca el cáncer de mama y que ha visto como la investigación puede salvar vidas. Hace 25 años el cáncer de mama llegó a su familia, reconoce que en aquel momento el índice de supervivencia era muy inferior al actual y los tratamientos eran muy traumáticos. Gracias a las investigaciones en el diagnóstico y tratamiento, está segura de que hoy en día su familiar hubiera tenido muchas más probabilidades de sobrevivir.

La esperanza de superar el cáncer de mama es más alta, pero las mujeres tienen alta carga mental por si se reproduce el tumor o no superan la enfermedad”

Esta enfermedad afecta cada vez a mujeres más jóvenes con larga vida por delante y se suma la difícil detección en algunos casos y el riesgo de llegar tarde. Desde Grespania explican que es importante visibilizar a las mujeres que sufren cáncer de mama, ya que los tratamientos son difíciles de sobrellevar tanto a nivel físico como psicológico. Aunque la ratio de supervivencia ha mejorado, las mujeres cargan mentalmente con el temor a que se reproduzca el tumor o no puedan superar la enfermedad.

El pasado año, Grespania donó un cheque por valor de 1500€ a la Fundación Le Cadó y Claudia Hernández se siente orgullosa de aportar su pequeño granito de arena. A su vez, se siente privilegiada por conocer los equipos de investigación que luchan contra el cáncer de mama. A pesar de ver como estos desarrollan su trabajo en condiciones precarias no pierden el entusiasmo ni la humanidad cuando ven a los pacientes a los que han ayudado.

“No nos quejemos del poco apoyo que reciben los investigadores, aportemos una solución”

Colaborar con la Fundación Le Cadó es garantía de que el dinero se va a destinar a proyectos avanzados en la investigación del cáncer de mama y solo puede traer cosas positivas. Por ello, Claudia Hernández explica que en lugar de quejarnos del poco apoyo que reciben los investigadores es hora de cooperar y aportar una solución. Antes de actuar, recomienda que se piense en el paciente que está al otro lado de la investigación y que en cualquier momento puede ser alguien cercano.

Historias Le Cadó: Merche Galí

🌸 ¡Descubre la historia de Merche Galí con la Fundación Le Cadó! 🌸

Merche Galí es la alcaldesa de Almassora, desde este espacio ha organizado dos Marchas contra el cáncer de mama y ha destinado toda la recaudación a los proyectos de investigación de la Fundación Le Cadó. La primera edición tenía como objetivo conseguir 8.000 euros, pero la II Marcha contra el cáncer de esta localidad batió récord tras donar 10.300 euros.

La estructura profesional y noble de la Fundación son para Merche los pilares fundamentales que llevan a colaborar. A esto añade la transparencia, pues conocer desde un primer momento el destino de los fondos recaudados hace que todo sea más fácil. Además, destaca que este tipo de eventos son una oportunidad para aprovechar el altavoz del Ayuntamiento de Almassora y concienciar a la población sobre la necesidad de apoyar causas solidarias.

Cuando decidió organizar estos actos deportivos tenía claro que el fin era la investigación y esta es imposible sin inversión. Merche Galí se remite a los datos para decir que es una de las enfermedades más frecuentes, se debe visibilizar a la sociedad y seguir avanzando a nivel clínico. Esto último es clave porque todos los avances médicos suponen una mejora en la calidad de vida de las personas afectadas y un descenso en la mortalidad. Al contrario que hace unos años, si en estos momentos sufrir cáncer de mama no es sinónimo de morir se debe a la investigación.

La alcaldesa jamás imaginó todo lo que la Fundación Le Cadó le reportaría a nivel personal. Como alcaldesa ha visto que la población de Almassora ha respondido y se ha volcado a las carreras benéficas que ha organizado. A su vez, fue paciente de cáncer de mama, la Fundación le ayudó a saber que no estaba sola. No dudaría en volver a colaborar y considera que es importante recalcar que la totalidad de las donaciones se invierten en estudios para prevenir, detectar y tratar el cáncer de mama.

Historias Le Cadó: María Fonfría

María Fonfría es doctora en la especialidad de oncología en el Hospital Provincial de Castellón y fue la directora del segundo proyecto de investigación financiado por la Fundación Le Cadó. Con este estudio ‘Descifrando el genoma humano’ se buscaba localizar qué otros genes, más allá de los comunes, pueden alterar las posibilidades de sufrir esta enfermedad. Este análisis es muy importante porque se estima que entre el 5-10% de los casos de cáncer de mama tienen origen hereditario y se quería identificar una alteración que explicara el aumento de casos en un mismo núcleo familiar.

“La investigación es clave para que cada vez más pacientes puedan decir que han superado la enfermedad”

Después de conocer la valiosa labor de investigación en cáncer de mama de la Fundación con otros hospitales, María Fonfría cuenta que surgió la oportunidad de colaborar. Así, crearon este proyecto para profundizar en la causa hereditaria de la enfermedad con pacientes de la provincia de Castellón. Esta colaboración con Le Cadó hizo posible esta investigación porque la financiaron de forma íntegra, por ejemplo, en la VI Marcha de Castellón contra el cáncer de mama destinaron un cheque de 15.000 euros.

El cáncer de mama es muy frecuente, pero María reconoce que se han producido avances importantes en los últimos años y cada vez más pacientes pueden decir que han superado la enfermedad. Con este tipo de investigaciones se quiere conseguir que poco a poco mejore la esperanza de vida y el número de pacientes que se curan siga siendo mayor. Alejada de la investigación, esta experiencia ha llevado a María a conocer a gente muy implicada y comprometida, siempre dispuesta a conseguir grandes cosas de forma altruista.

“Un simple gesto con la Fundación supondrá una ayuda directa en la tan necesaria investigación gestionada por un equipo con una gran calidad humana dispuesto siempre a aportar”

Para María Fonfría, esto es una inspiración para que todos podamos aportar en la medida de lo posible nuestro granito de arena contra el cáncer de mama. Un simple gesto con la Fundación supondrá una ayuda directa en la tan necesaria investigación gestionada por un equipo con una gran calidad humana dispuesto siempre a aportar. Todo ello permitirá que se vaya conociendo mucho mejor esta enfermedad y proporcionará más herramientas para luchar contra ella.