Nueva guía clínica sobre la radioterapia de mama recomienda la terapia hipofraccionada

La Sociedad Estadounidense de Oncología Radioterápica (ASTRO) ha publicado una nueva guía clínica sobre el uso de la radioterapia de mama. La nueva guía amplía el rango de pacientes a las que se les recomienda recibir un tratamiento denominado terapia hipofraccionada. Ésta consiste en un tratamiento con radiación más elevada pero de una duración más corta que con el procedimiento estándar. Se trata de una terapia que se aplica cada vez con más frecuencia en el cáncer de mama y próstata, dos de los tumores con mayor prevalencia.

Y es que el cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la población femenina. Aunque su tasa de curación es elevada, situándose por encima del 80%.  La incidencia, sin embargo, está aumentando progresivamente por el envejecimiento de la sociedad y el efecto del cribado poblacional. Estas circunstancias, junto al descenso de las cifras de mortalidad, justifican la presencia de un mayor número de largas supervivientes de cáncer de mama.

En el caso de la terapia hipofraccionada, el tratamiento se reduce en tres a cuatro semanas frente a las cinco a siete semanas que requiere el tratamiento de radiación de mama completa (WBI por sus siglas en inglés). De hecho, la nueva guía recomienda la terapia hipofraccionada para pacientes con cáncer de mama, independientemente de la edad, la fase del tumor y si ha recibido o no quimioterapia.

“Anteriormente, el tratamiento acelerado se recomendaba solo para ciertos pacientes, incluidos pacientes mayores y aquellos con enfermedad menos avanzada, pero los resultados recientes a largo plazo de varios ensayos respaldan firmemente la seguridad y eficacia del tratamientoacelerado para las pacientes con cáncer de mama”, explica Benjamin Smith, copresidente del grupo de trabajo que elaboró la guía y profesor de oncología radioterápica en la Universidad de Texas (Estados Unidos). Para el profesor Smith “la terapia convencional no incremente el beneficio ni en el control del tumor ni en los efectos secundarios frente a la terapia hipofraccionada”.

A pesar de la recomendación de la guía y de los estudios que respaldan este tratamiento, son pocas las pacientes que se someten a ciclos más cortos de radioterapia. Un estudio de 2013 de la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) determino una tasa de adopción del 30% y un análisis de Kaiser Health News del pasado año 2017 indicó que menos de la mitad de pacientes mayores de 50 años reciben este tratamiento.

“La radioterapia hipofraccionada ofrece a los pacientes una opción más conveniente y de menor coste para su tratamiento sin comprometer la probabilidad de que regrese su cáncer o aumentar el riesgo de efectos secundarios”, señala Reshma Jagsi, profesor de oncología radioterápica en la Universidad de Michigan (Estados Unidos).

De esta forma la guía proporciona una guía clínica para dosificar, planificar y administrar la radiación de mama completa con o sin un “refuerzo” adicional de la radioterapia en el lecho tumoral. Asimismo, la guía explica que la decisión de ofrecer terapia hipofraccionada debe ser independiente de factores como la fase del tumor, si se encuentra en el seno izquierdo o derecho, si se ha aplicado quimioterapia previa o del tamaño de los senos, siempre que pueda administrarse una dosificación homogéna.

Las pautas clínicas de ASTRO están pensadas como una herramienta para promover la toma de decisiones compartidas e individualizadas entre los médicos y los pacientes. Ninguno debe interpretarse como estricto o reemplazar los juicios adecuadamente informados y considerados de los médicos y pacientes individuales.

 

https://www.consalud.es/pacientes/

Leave a comment