El nuevo método para diagnosticar el cáncer de mama sin radiación

El nuevo método para diagnosticar el cáncer de mama sin radiación

La mamografía es una prueba diagnóstica segura y efectiva para detectar el cáncer de mama, pero por lo general no se recomienda realizárselas hasta los 40 años de edad en parte porque, durante el procedimiento, se reciben pequeñas dosis de radiación ionizante.

Medir la conductividad

Aunque el riesgo de sufrir cáncer de pecho es mayor en edades más avanzadas, en realidad puede aparecer en cualquier grupo de edad. En concreto, algunos estudios han arrojado que entre el 5 y el 7% de las pacientes de cáncer son menores de 40 años.

Con el propósito de desarrollar métodos diagnósticos que recojan mejor a este grupo de pacientes, científicos de la Universidad de Utah están trabajando en el desarrollo de una herramienta diagnóstica segura e indolora, que en lugar de radiación utiliza una corriente eléctrica de baja intensidad, según recoge el medio especializad IEEE Access.

El sistema se basa en el principio de que el cáncer provoca cambios en el fluido linfático intersticial, debido en parte a la presencia de glóbulos blancos para combatir contra el tumor.

Según explican los autores del trabajo, este fluido es menos conductivo eléctricamente que en una persona sana. Para detectar y medir esa diferencia, se emplean dos electrodos que envían la corriente a través del cuerpo del paciente.

 

Este proceso se repite en diferentes partes del cuerpo, y un dispositivo va midiendo la conductividad en cada caso. Posteriormente, un algoritmo analiza todas las mediciones y calcula las probabilidades de que un paciente tenga cáncer o no.

El método se ha probado, por ahora, con 48 mujeres, de las cuales 24 tenían cáncer maligno y 23 lesiones benignas. En este ensayo, el sistema acertó la presencia de cáncer con un 70% de precisión y la descartó con un 75%.

 

Aunque esto es menos preciso que una mamografía (que se encuentra entre el 80 y el 98% de eficacia), puede convertirse en una herramienta auxiliar especialmente indicada para mujeres más jóvenes o con el tejido del pecho más denso.

Incluso, podría usarse en pacientes que ya están siendo sometidas a tratamientos con radioterapia para evitar aplicarles más radiación, con los riesgos que ello conlleva.

Vea aquí la versión original.
Buscan alternativas a la quimioterapia para evitar efectos secundarios en pacientes con cáncer de mama

Buscan alternativas a la quimioterapia para evitar efectos secundarios en pacientes con cáncer de mama

El médico español Alejandro Pérez-Fidalgo, investigador del Instituto de Investigación Sanitaria Incliva del Hospital Clínico de Valencia, participa en un ensayo clínico de Fase III con alpelisib y trastuzumab

El ensayo clínico internacional de Fase III Alphabet trata de demostrar si existe una alternativa que evite los efectos secundarios de la quimioterapia en pacientes con cáncer de mama metastásico HER2+ y mutación del gen PIK3CA. Entre los investigadores se encuentra el médico español Alejandro Pérez-Fidalgo, investigador del Instituto de Investigación Sanitaria Incliva del Hospital Clínico de Valencia y miembro de Geicam; que ejerce de coordinador médico de la investigación.

En la actualidad, la evidencia científica demuestra que las mutaciones de PIK3CA confieren una resistencia adicional a tratamientos en general y a las terapias anti-HER2 en particular. Por ejemplo, al anticuerpo monoclonal trastuzumab, utilizado como tratamiento estándar para pacientes con sobreexpresión de HER2.

La evidencia científica demuestra que las mutaciones de PIK3CA confieren una resistencia adicional a tratamientos en general y a las terapias anti-HER2 en particular

Por ello, es necesario contar con nuevas terapias avanzadas para estas pacientes. Así, se consideró de gran interés el desarrollo de estrategias de tratamiento que incluyeran una combinación de fármacos que bloqueen HER2 (trastuzumab) y otros compuestos dirigidos a superar la resistencia a las terapias anti-HER2 causada por las mutaciones en PIK3CA.

Entre los objetivos del estudio está el poder determinar, por separado, en dos cohortes de pacientes con cáncer de mama avanzado HER2+ con mutación del gen PIK3CA según la expresión de sus receptores hormonales (RH), si el inhibidor de PI3K alpelisib + trastuzumab (fulvestrant respectivamente) posee una eficacia superior a la combinación de trastuzumab + quimioterapia estándar; determinada por la prolongación de la supervivencia libre de progresión. Además, se valorarán como objetivos secundarios la respuesta, la toxicidad y la calidad de vida de las pacientes con los tratamientos aplicados.

Las pacientes con receptores hormonales positivos serán aleatorizadas a recibir trastuzumab junto con fulvestrant y alpelisib o quimioterapia y trastuzumab

Doble terapia dirigida
Las pacientes que presenten receptores hormonales positivos (RH+) serán aleatorizadas a recibir trastuzumab junto con fulvestrant (antiestrógeno) y alpelisib o quimioterapia (a elección del investigador) y trastuzumab. Si presentan receptores hormonales negativos (RH-), serán aleatorizadas a recibir trastuzumab junto a alpelisib frente a quimioterapia (a elección del investigador) y trastuzumab. 

Si la utilización de esta doble terapia dirigida resultara superior a quimioterapia más trastuzumab, se abriría el camino a evitar los efectos secundarios de la toxicidad de la quimioterapia a pacientes cuyos tumores generan resistencia a los anti-HER2 por presentar una mutación de PIK3CA. Con ello, tendrían una mejor calidad de vida”, señala el Dr. Pérez-Fidalgo.

Dr. Pérez-Fidalgo: “Esta doble terapia dirigida abriría el camino a evitar los efectos secundarios de la toxicidad de la quimioterapia en cáncer de mama”

Asimismo, la investigación incluye un análisis exploratorio cuyo objetivo es constatar si la biopsia líquida es una herramienta eficaz para identificar y monitorizar las mutaciones de PIK3CA. “Sería muy positivo poder determinar las alteraciones del gen mediante un análisis de sangre. Ganaríamos en dinamismo y evitaríamos los riesgos que conllevan las biopsias de tejido. Además, gracias a las muestras de sangre de los pacientes participantes en Alphabet, aumentaremos el conocimiento sobre el cáncer de mama”, afirma el investigador.

El Dr. Pérez-Fidalgo, oncólogo médico del Hospital Clínico de València, lidera el estudio junto con la Dra. Carmen Criscitiello, profesora asociada de la Universidad de Milán e investigadora del Instituto Europeo de Oncología de Milán; y el Dr. Philippe Bedard, profesor asociado de Medicina en la Universidad de Toronto (Canadá) y oncólogo médico en el Princess Margaret Cancer Centre de Toronto.

Vea aquí la versión original.
Adamed lanza Onnimia, su primer medicamento para cáncer de mama

Adamed lanza Onnimia, su primer medicamento para cáncer de mama

Onnimia (fulvestrant) 250 mg está indicado para el tratamiento de mujeres posmenopáusicas con cáncer de mama

Adamed Laboratorios, compañía farmacéutica con una amplia cartera de productos para el cuidado de la salud de la mujer, ha lanzado al mercado Onnimia® (fulvestrant) 250 mg, medicamento indicado para el tratamiento de mujeres posmenopáusicas con cáncer de mama localmente avanzado o metastásico y con receptor de estrógeno positivo, que no hayan sido tratadas previamente con terapia endocrina1.

Con el lanzamiento de este medicamento financiado por el Sistema Nacional de Salud, Adamed Laboratorios continua su compromiso con la salud de la mujer y lanza en España su primer fármaco oncológico para así ampliar sus esfuerzos en la lucha contra el cáncer de mama.

El envase de Onnimia® 250 mg incluye 2 jeringas precargadas que corresponde a la dosis mensual recomendada de 500 mg, con una dosis adicional de 500 mg administrada dos semanas después de la dosis inicial. Onnimia® ofrece la misma confianza que el medicamento de referencia, en cuanto a eficacia y seguridad, al estar catalogado como Equivalente Farmacéutico Genérico (EFG)1.

La forma del envase de Onnimia® permite al paciente disponer en un único pack las 2 jeringas que corresponden a la dosificación indicada en la Ficha Técnica, así como un potencial ahorro en coste de adquisición del tratamiento, con respecto al fármaco de referencia.

“El gran objetivo de Adamed es tratar de aportar valor a la sociedad a través de la ciencia, y es una satisfacción para nosotros poder ampliar la lista de fármacos destinados al cuidado de la salud de la mujer en general y del cáncer de mama en particular”, ha señalado Francisco Javier Domingo, responsable de las unidades de SNC y Salud de la Mujer de Adamed Laboratorios.

En su compromiso con la salud de la mujer Adamed Laboratorios ha entregado en los últimos años importante financiación para el apoyo de diferentes programas de investigación relacionados con el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama. La compañía está investigando y desarrollando nuevos productos para el tratamiento de esta patología y tiene previsto próximamente el lanzamiento de nuevos fármacos dirigidos a combatir el cáncer de mama.

Acerca de Adamed Laboratorios

Adamed es un laboratorio internacional especializado en especialistas, cuyo objetivo es ofrecer nuevas respuestas adaptadas a las necesidades individuales diarias. Su presencia en España está respaldada por una sólida posición en I+D, con una total entrega a la innovación, la calidad y el servicio. Dispone de una serie de productos farmacéuticos destinados al cuidado de la salud de la mujer y al tratamiento de los síntomas de patologías como la endometriosis, o el síndrome de ovario políquistico.

Vea aquí la versión original.
Cuatro médicos valencianos entre los mejores de la lista Forbes

Cuatro médicos valencianos entre los mejores de la lista Forbes

La revista americana ha publicado una clasificación con los 100 mejores facultativos

La Comuntitat Valenciana puede presumir de tener a varios profesionales sanitarios reconocidos como los mejores del mundo. Forbes ha publicado, por quinto año consecutivo, su lista con los 100 mejores médicos de España en el ámbito de la asistencia, la investigación y la docencia a lo largo de 2021. En ella, cuatro profesionales de la Comunitat Valenciana destacan por su labor.

En la especialidad de Angiología y Cirugía Vascular, la lista incluye al Dr. Manuel Miralles, que ejerce su labor en el Hospital Universitari i Politècnic La Fe de València; en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora destaca el Dr. Pedro Cavadas (Hospital Nisa 9 d’Octubre de València); en Oncología aparece la Dra. Anna María Lluch (Hospital Clínico Universitario de València) y en Pediatría la Dra. Lucía Galán (Quirónsalud Gran Alacant).

En la lista Forbes de 2021, publicada hoy, figuran un total de 25 especialidades médico-quirúrgicas que van desde Cirugía Torácica, Oncología, Otorrinolaringología, Hematología o Cardiología hasta Ginecología y Obstetricia, Oftalmología, Endocrinología, Pediatría o Neurología, pasando por Alergología, Neumología, Traumatología u Oncología Radioterápica, entre otras.

En el listado de Forbes figuran médicos que desarrollan su actividad en más de 60 centros públicos y privados de gran parte del territorio español.

En la Comunitat Valenciana destacan cuatro médicos de especialidades diferentes que ejercen en centros como el Hospital Clínico Universitario de Valencia, el Hospital Universitario y Politécnico La Fe, el Hospital Nisa 9 de octubre de Valencia o el Quirónsalud Gran Alacant.

En la especialidad de Angiología y Cirugía Vascular, Forbes incluye al Dr. Manuel Miralles. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universitat de València (UV), se formó en Angiología y Cirugía Vascular en el Hospital Princeps d’Espanya de Barcelona y fue research fellow en la Washington University y clinical fellow in Vascular Surgery en el Barnes Hospital, ambas en EE.UU., allí obtuvo el certificado de la Educational Commission for Foreign Medical Graduates.

Ha ejercido como médico adjunto en el Hospital de Bellvitge de Barcelona, en el Hospital Son Dureta de Palma de Mallorca y en el Hospital del Mar de Barcelona.

Desde 2015 es jefe de servicio de la Unidad de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital La Fe de Valencia y, desde 2008, profesor asociado en la UV y ha sido miembro del council de la European Society of Vascular Surgery y de la Section and Board in Vascular Surgery de la Unión Europea de Especialidades Médicas (UEMS).

Otro nombre que destaca, esta vez en la especialidad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, es el Dr. Pedro Cavadas. Su Unidad de Microcirugía y Cirugía Reconstructiva se encuentra en el Hospital Nisa 9 octubre de Valencia desde 2019. Junto a su equipo de cirujanos plásticos, Cavadas lleva a cabo cerca de 1.800 cirugías al año, dando soluciones a pacientes considerados «inoperables» o que han quedado con secuelas muy difícilmente reparables.

En su haber cuenta con múltiples intervenciones, entre ellas una operación pionera, manteniendo vivo un brazo amputado al conectarlo con las venas y las arterias de la pierna del propio amputado durante nueve días y reimplantándolo posteriormente; o el primer trasplante de cara que incluye lengua y mandíbula a un paciente de 43 años.

Además, este médico cuenta con su propia fundación, la Fundación Pedro Cavadas, creada en 2003 para proporcionar cirugía reconstructiva moderna a pacientes desfavorecidos de países africanos.

En Oncología, la Dra. Anna María Lluch se hace un hueco en el listado. Lluch es graduada por la UV, donde también se doctoró y en la que ha sido catedrática de Medicina y actualmente profesora emérita.

Su trayectoria profesional ha estado estrechamente vinculada al Hospital Clínico Universitario de Valencia, donde ha atendido a más de 12.000 pacientes de cáncer de mama y ha sido jefa del Servicio de Hematología y Oncología. Actualmente es la jefa de Servicio de Hematología y Oncología Médica de este centro hospitalario.

Es investigadora principal del Grupo de Investigación de Biología en cáncer de mamá de la Fundación INCLIVA (Fundación para la Investigación del Hospital Clínico de la Comunitat Valenciana) y es reseñable su contribución para identificar y evaluar marcadores tumorales que sirven como factores pronósticos y predictivos de respuesta terapéutica en el cáncer de mama.

Hasta la fecha, ha recibido varios galardones como la Medalla de Honor 2020 de la Xarxa Vives d’Universitats en reconocimiento a su compromiso con la ciencia, la cultura y la sociedad.

Por último, en Pediatría se encuentra la Dra. Lucía Galán. Pediatra, escritora y socia fundadora de Centro Creciendo, trabajó durante 15 años en distintos hospitales de la provincia de Alicante hasta que fundó el Centro Creciendo. Imparte conferencias por toda España y es colaboradora habitual en medios de comunicación. También atiende en el Hospital Quirónsalud Gran Alacant.

Ha recibido numerosos premios por su labor divulgadora y su compromiso con la evidencia científica y la información rigurosa. Un ejemplo es el Premio a la Mejor divulgadora de España que le otorgó la Organización Médica Colegial en 2018. Fue incluida en la lista Forbes 2019 en la categoría Best Influencers en Salud y tiene más de un millón de seguidores en sus redes sociales.

Además, es miembro del Consejo Asesor de UNICEF y pertenece a numerosas sociedades médico-científicas como la Sociedad Española de Pediatría, Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria.

Vea aquí la versión original.
Un estudio relaciona un menor riesgo de cáncer de mama con una mayor exposición al sol

Un estudio relaciona un menor riesgo de cáncer de mama con una mayor exposición al sol

El estudio se ha publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, y explica la conexión entre las pacientes con mayor exposición al sol y menor riesgo de cáncer de mama

Un estudio ha asociado un menor riesgo de cáncer de mama con una mayor exposición al sol, según los investigadores de la Universidad de Buffalo (Estados Unidos) y la Universidad de Puerto Rico.

El artículo, publicado en la revista ‘Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention‘, ha utilizado para su desarrollo un cronómetro para comparar la pigmentación de la piel en aquellas mujeres expuestas al sol y en aquellas que no estaban expuestas al sol, en un total de 307 casos y 328 controles.

“Este estudio ha sido único porque fue de mujeres puertorriqueñas, lo que nos permitió ver esta asociación en una población con una amplia gama de colores de piel y con alta exposición al sol durante todo el año”, ha comentado la autora principal del estudioJo Freudenheim, profesora en el Departamento de Epidemiología y Salud Ambiental de la Facultad de Salud Pública y Profesiones Sanitarias de la Universidad de Buffalo.

Las evidencias existen, aunque reconoce la autora, que son incosistentes, pero, sin embargo, ha explicado que la exposición al sol tiene efectos sobre la inflamaciónobesidad ritmos circadianos. Los estudios anteriores sobre esta cuestión, se han realizado en lugares que experimentan variaciones estacionales en la radiación ultravioleta, incluidos períodos de exposición baja o nula. En el caso de Puerto Rico no hay una fluctuación estacional significativa.

“El riesgo de cáncer de mama fue menor para las mujeres con mayor exposición solar acumulada. De manera similar, el riesgo fue menor independientemente del estado del receptor de estrógeno, e incluso fue menor entre los participantes con un color de piel más oscuro“, ha asegurado el investigador, Cruz Nazario.

Vea aquí la versión original.
Descubren un nuevo oncogen olfativo capaz de prevenir la metástasis del cáncer de mama

Descubren un nuevo oncogen olfativo capaz de prevenir la metástasis del cáncer de mama

Un gen que ayuda al sentido del olfato puede desempeñar también un papel en la metástasis del tumor de mama que se disemina por el cerebro, los huesos y el pulmón, según un estudio

Más allá de la pandemia de la Covid-19, el cáncer sigue siendo una de las enfermedades que mayor índice de mortalidad alcanza en nuestro país, pero también una de las áreas con hallazgos científicos más prometedores, sobre todo en lo que a cáncer de mama se refiere, incluido el cáncer de mama metastásico. Ahora, se ha descubierto que un gen receptor olfativo que ayuda al sentido del olfato puede desempeñar también un papel en la metástasis del cáncer de mama que se disemina por el cerebro, los huesos y el pulmón, según han confirmado investigadores del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) a través de un estudio publicado en la revista «iScience».

«La percepción común es que la única función de los receptores olfativos, que recubren la cavidad nasal y transmiten datos sensoriales al cerebro, es reconocer el olor y el olfato», asegura el doctor Bakhos Tannous, director de la Unidad de Terapéutica Experimental del Departamento de Neurología del MGH, profesor en la Escuela de Medicina de Harvard y autor principal del estudio. Sin embargo, hay funciones más amplias, ya que el equipo de investigadores ha descubierto además que la inhibición del gen, el OR5B21, disminuía significativamente la metástasis de las células de cáncer de mama a algunos órganos y podría ser, por tanto, una importante diana para una futura terapia que impida su propagación. «Nuestro trabajo sugiere que el receptor olfativo 5B21 es también un nuevo oncogén que puede figurar de forma destacada en la progresión del cáncer al conducir las células del cáncer de mama al cerebro y a otros lugares del cuerpo», añade Tannous.

El cáncer de mama es la segunda neoplasia maligna más diagnosticada, por detrás del tumor de pulmón, en el mundo. En nuestro país se estima que se diagnosticaron 276.239 nuevos casos de cáncer en nuestro país durante 2021, de los cuales 33.375 fueron de mama, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Y esos mismos cálculos son los que corroboran que, a pesar de que la tasa de superviviencia en estos casos es altísima (un 86%), esta enfermedad se alza como la primera causa de muerte entre las féminas afectadas por el cáncer. De hecho, la progresión del cáncer de mama al cerebro es la principal causa de mortalidad de la enfermedad, lo que subraya la necesidad urgente de nuevas dianas terapéuticas para retrasar o detener su metástasis, de ahí que este nuevo hallazgo resulte muy esperanzador.

«Sabemos que la familia de genes del receptor olfativo se sobreexpresa en diversos tipos de cáncer, como los de próstata, melanoma, pulmón e hígado, aunque su papel en el cáncer de mama ha sido poco estudiado en el pasado», lamenta la doctora Litia Carvalho, coautora del estudio. Ahora, el equipo de investigadores del Hospital General de Massachusetts ha descubierto, a través de su investigación con modelos animales, que el OR5B21 potencia o prepara a las células del cáncer de mama para hacer metástasis a través de una vía de señalización que activa un proceso conocido como transición epitelial a mesenquimal (EMT). Así, la EMT provoca múltiples cambios bioquímicos o fenotípicos en las células olfativas que incluyen una mayor capacidad migratoria hacia órganos distantes, especialmente el cerebro.

«Esta activación convierte una amplia gama de señales extracelulares en mensajes intracelulares, lo que da lugar a la proliferación, la invasión y la metástasis de las células», explica el autor principal del estudio, Mao Li, investigador en la Unidad de Terapéutica Experimental. «Nuestros hallazgos son novedosos para el campo, aunque se necesita más investigación para determinar exactamente cómo OR5B21 induce la metástasis», añade.

La investigación futura también podría conducir a un inhibidor molecular de OR5B21 en respuesta al descubrimiento del equipo de que la regulación a la baja del receptor olfativo dio lugar a una disminución significativa de la metástasis de las células cancerosas. «Nuestra esperanza es que el uso de OR5B21 como diana para la terapia adyuvante podría ayudar a cubrir una enorme necesidad médica no satisfecha al prevenir la metástasis del cáncer de mama al cerebro y otros órganos, y así prolongar la supervivencia de las pacientes», concluye Tannous.

Vea aquí la versión original.
detección precoz cáncer de mama

Cáncer de mama en España: crece la detección precoz tras la Covid-19 y baja la mortalidad

Pese a los importantes avances médicos que se han desarrollado en las últimas décadas, a día de hoy mueren en España más de 6.000 mujeres al año por cáncer de mama.

Este martes, 19 de octubre, se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama. En España, al igual que en el resto de países, la detección de esta enfermedad ha estado considerablemente condicionada por la irrupción de la pandemia de Covid-19. Tras esta etapa, las cifras ya muestran un aumento de casos diagnosticados y de la detección precoz. Por su parte, la mortalidad tiende a reducirse.

Según el informe ‘Las cifras del cáncer en España’, publicado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), durante 2020 este tipo de tumor fue el que más casos diagnosticados registró a nivel mundial a nivel mundial. No obstante, los datos se ven afectados por la Covid-19, en el sentido de que la efectividad de los programas de cribado se redujo.

La SEOM destaca que el número de casos de cáncer de mama ha aumentado en las últimas décadas debido a que también ha subido el volumen de detección precoz

Para el 2021, apuntando que aún no está claro cómo afectará la incidencia de la pandemia, esta sociedad estima que aumente el número de mujeres diagnosticadas de cáncer de mama. Según la SEOM, serán unos 33.375 los nuevos casos. Por su parte, la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) calcula que serán 34.333.

En todo caso, desde la SEOM destacan que en España, el número absoluto de cánceres diagnosticados ha aumentado en las últimas décadas por diferentes circunstancias. En lo que respecta al tumor de mama, este incremento se ha debido a que también ha subido el volumen de detección precoz. Mientras, las causas de que haya más casos de cáncer, en general, se deben al “aumento poblacional”, al mayor “envejecimiento” o a una mayor “exposición a factores de riesgo”.

PREVALENCIA, MORTALIDAD Y SUPERVIVENCIA

En España se diagnosticaron 32.953 mujeres con cáncer de mama durante el año 2020. Mientras, su mortalidad fue inferior, con una estimación de 6.606 fallecimientos según el Observatorio Global del Cáncer. Mientras tanto, su prevalencia a los 5 años fue de 144.233 el pasado año, estadísticas que según la SEOM “pueden estar sujetas a modificación debido a los avances terapéuticos”.

Mientras que en la UE, las estimaciones dicen que “la mortalidad por cáncer de pulmón en mujeres es superior a la mortalidad por cáncer de mama desde 2016”, esto aún no ha ocurrido en nuestro país

En comparación con las cifras que ofrece el continente europeo, España muestra una particularidad. Mientras que en la UE, las estimaciones dicen que “la mortalidad por cáncer de pulmón en mujeres es superior a la mortalidad por cáncer de mama desde 2016”, esto aún no ha ocurrido en nuestro país. A pesar de ello, sí que se muestra un descenso de mortalidad asociada a este tipo de tumor.

En las mujeres, el cáncer de mama tuvo una supervivencia neta a 5 años del 85,5% de las pacientes diagnosticadas entre 2008 y 2013. Se ubica tan solo por detrás del cáncer de tiroides (93,1%) y del melanoma cutáneo (89%).  Por su parte, la supervivencia más baja se registró en el cáncer de páncreas (10%), en los de hígado y esófago (16%) y en el de pulmón (18%).

ESTRATEGIA NACIONAL Y CRIBADO

En España, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han logrado actualizar recientemente la Estrategia Nacional en Cáncer. Durante este año, la ministra Carolina Darias ha incidido en la importancia de “seguir apostando por la investigación y la mejora de la calidad de vida de las mujeres afectadas por cáncer de mama y cáncer de mama metastásico, de la mano de la ciencia y la innovación”. Este lunes, también apuntó que en dicha actualización, “los tratamientos frente al cáncer de mama tienen carácter prioritario en los planes oncológicos”.

Entre los años 70 y la actualidad se ha conseguido aumentar la supervivencia por cáncer de mama en un 20% gracias a los distintos avances médicos

Por su parte, desde la década de 1990 se lleva a cabo el programa de cribado de cáncer de mama., que se realiza en todas las comunidades y ciudades autónomas y cuenta con una cobertura superior al 90% de la población objetiva. Sanidad destaca que esta actuación ha demostrado “la obtención de una disminución de mortalidad en las mujeres a las que se oferta”. Los criterios para su realización son los siguientes: se hace una prueba de mamografía a mujeres comprendidas entre 50 y 69 años, con un intervalo de 2 años entre exploraciones.

INVESTIGACIÓN EN CÁNCER

Desde la Sociedad Española de Oncológica Médica también han expuesto las mejoras que han supuesto sobre las mujeres los avances en el ámbito de la investigación. Algunas de las claves han sido el beneficio de la quimioterapia tras la cirugía, la hormonoterapia, el desarrollo de nuevos fármacos, una mejor estratificación gracias a los test genómicos, el avance de la inmunoterapia o el incremento de las cirugías con conservación del seno.

Cada una de estas mejoras, indican desde la SEOM, ha supuesto “una mejora de un 2% o 3% en la tasa de recaídas” mientras que entre los años 70 y la actualidad se ha conseguido aumentar la supervivencia en un 20% gracias a este tipo de avances. Pese a ello, el mayor reclamo de asociaciones de pacientes científicas es que aumente aún más la inversión, tanto pública como privada, en la investigación para que se produzcan con más frecuencia estos avances médicos.

Vea aquí la versión original.
deporte cáncer de mama

El deporte puede ayudar en prevención y tratamiento del cáncer de mama

Fortalecimiento del sistema inmune, mejora en el estado de ánimo, menor riesgo de metástasis y mejor tolerancia a los tratamientos oncológicos son algunos de los beneficios de practicar actividad física de manera regular.

Dentro de las investigaciones realizadas en el mundo de las ciencias del ejercicio, se ha demostrado que el cáncer de mama es una de las patologías oncológicas con mejor respuesta a la realización de actividad física regular, tanto en materia de prevención como del tratamiento de la enfermedad.

“El cáncer de mama resulta ser uno de los tipos de cánceres que puede ser altamente prevenido mediante la práctica de ejercicio físico regular, entendiendo esto como la realización de al menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada a la semana. Asimismo, se ha demostrado que el ejercicio en personas diagnosticadas puede aumentar la expectativa de vida en un 40%. Así, sentarse menos y moverse más, es definitivamente un remedio bueno, bonito y barato cuando pensamos en cómo prevenir y tratar esta enfermedad”, asegura Eduardo Méndez, médico deportólogo de Bupa Sport.

Entre los principales beneficios, destaca el fortalecimiento del sistema inmune; una disminución muy importante en el riesgo de metástasis; una mejor tolerancia a los tratamientos que habitualmente son utilizados en pacientes diagnosticadas con cáncer de mama; y una menor tasa de depresión y trastornos del ánimo.

Respecto a qué tipo de ejercicio hacer, el doctor Méndez sostiene que no existe alguno más recomendable que otro, sino más bien el que más motive y entusiasme a la persona, de manera que se sienta animada a seguir practicándolo a lo largo del tiempo.

“Sin embargo, siempre es bueno incluir tanto ejercicios cardiorrespiratorios, como caminar, andar en bicicleta o trotar, con ejercicios de fuerza. Estos últimos muchas veces son visto de lejos por las mujeres, pensando que las harán verse más masculinas, cuando en realidad eso no ocurre y su práctica al menos dos veces a la semana no solo se relaciona con disminución de muchas enfermedades, sino que con un mejor control del tejido graso y una adultez más saludable e independiente”, sostiene el especialista.

Así, el médico deportólogo, enfatiza la importancia de mantenerse en movimiento, ya que cada paso cuenta. “La actividad física es una medicina que todos tenemos a mano, lo importante es atreverse y buscar la forma de practicarla”, añade Méndez.

Vea la versión original en: https://www.elmostrador.cl/generacion-m/2021/10/27/el-deporte-puede-ayudar-en-prevencion-y-tratamiento-del-cancer-de-mama/

supervivencia cáncer de mama

La supervivencia en dos de los tres tipos de cáncer de mama avanzado se duplica en la última década

Las pacientes con dos de los tres tipos más comunes de cáncer de mama avanzado tienen ahora un tiempo medio de supervivencia de al menos cinco años, el doble que hace una década, según ha resaltado un panel de expertos en la Sexta Conferencia Internacional de Consenso sobre Cáncer de Mama Avanzado.

Cuando el cáncer de mama se extiende a otras partes del cuerpo (lo que se denomina cáncer de mama metastásico o avanzado), resulta más difícil de tratar y, en consecuencia, los tiempos medios de supervivencia han sido bajos. Sin embargo, en los últimos diez años se ha investigado más sobre el cáncer de mama avanzado, lo que significa que los médicos saben ahora mucho más sobre cómo tratar la enfermedad.

En una sesión en la que se acordaron las nuevas directrices para el tratamiento del cáncer de mama avanzado, estos expertos afirmaron que es necesario seguir trabajando para encontrar tratamientos que sean eficaces para el tercer tipo de cáncer de mama avanzado, llamado triple negativo), en el que el tiempo medio de supervivencia sigue siendo menor.

El subtipo más común de cáncer de mama avanzado se conoce como hormonodependiente o receptor de estrógeno positivo (ER+) porque su crecimiento se ve alimentado por la hormona estrógeno. Otro subtipo se conoce como HER2+ porque las células cancerosas producen demasiada cantidad de una proteína conocida como HER2, que estimula su crecimiento.

En la última década, la mediana de supervivencia de estos dos subtipos de cáncer de mama avanzado, que juntos representan el 85 por ciento de los casos, ha pasado de uno o dos años a cinco. Esto significa que la mitad de los pacientes con estos cánceres pueden vivir más de cinco años, y algunos hasta diez.

El tercer subtipo, conocido como cáncer triple negativo porque no se alimenta de estrógenos y no produce en exceso el HER2, tiene menos opciones de tratamiento y, en consecuencia, las pacientes tienen una peor supervivencia.

En los últimos dos años, la esperanza ha aumentado también para este subtipo, con dos nuevos tratamientos que proporcionan algún beneficio de supervivencia. En las nuevas directrices acordadas en cáncer de mama avanzado, los expertos afirman que las pacientes con este subtipo deberían tener acceso a estos nuevos fármacos, el govitecan sacituzumab y los agentes anti-PD-L1, especialmente el pembrolizumab.

Un objetivo clave de las Conferencias de Cáncer de Mama Avanzado y de la Alianza Global cáncer de mama avanzado es duplicar la supervivencia de las pacientes con la enfermedad para el año 2025. “Hemos dado un gran paso hacia nuestro objetivo de duplicar el tiempo medio de supervivencia de las pacientes, ya que lo hemos conseguido en dos de los tres subtipos de cáncer de mama avanzado”, ha comentado la presidenta de la Conferencia cáncer de mama avanzado, la profesora Fátima Cardoso, directora de la Unidad de Mama del Centro Oncológico Champalimaud de Lisboa (Portugal).

Pese a que la enfermedad “sigue siendo incurable”, Cardoso apunta que se ha “recorrido un largo camino”. “Significa que la mayoría de las pacientes tienen dos o tres años más de vida, con una buena calidad de vida también. La supervivencia también ha mejorado en el caso de las pacientes con enfermedad triple negativa, pero tenemos que hacer más por ellas, sobre todo porque suele afectar a personas más jóvenes que a menudo tienen hijos pequeños que cuidar”, ha apuntado.

 

Vea la versión original en: https://www.pressdigital.es/texto-diario/mostrar/3297551/supervivencia-tres-tipos-cancer-mama-avanzado-duplica-ultima-decada?utm_source=google&utm_medium=clic&utm_campaign=sitemapnews

vacuna cáncer de mama

La primera vacuna contra el cáncer de mama comienza su primer ensayo en humanos

Hasta ahora, ha mostrado resultados muy prometedores en las pruebas sobre modelos animales.

El cáncer de mama es uno de los más comunes: se calcula que constituye aproximadamente un tercio de todos los cánceres en mujeres. Afortunadamente, son muchos los investigadores que se dedican a investigar numerosos aspectos de esta enfermedad a fin de encontrar mejores modos de curarla y, quizás, alguna forma de prevenirla.

Este es el objetivo de una posible vacuna desarrollada por científicos del Cleveland Clinic’s Lerner Research Institute, cuyos detalles aparecen detallados en un artículo publicado en ClinicalTrials.gov.

Concretamente, con este suero, que está comenzando su primera fase de ensayos en humanos, pretenden prevenir el desarrollo del cáncer de mama triple-negativo (TNBC por sus siglas en inglés), ya que actualmente la única opción profiláctica para las personas que corren un alto riesgo de desarrollarlo es la mastectomía (extirpación quirúrgica de la mama). Idealmente, la vacuna también mejoraría las perspectivas de las personas que ya han sobrevivido a este tipo de cáncer en el pasado.

Diseño del ensayo clínico

El ensayo, que busca confirmar las dosis adecuadas de la vacuna, se practicará sobre una cohorte de entre 18 y 24 pacientes que hayan recibido tratamiento para los estadios tempranos de esta forma de cáncer en los tres años anteriores; en todos los casos, deben haber sido declarados libres de tumores pero tener un alto riesgo de recurrencia.

A estas personas se les administrará el suero en tres dosis separadas por dos semanas entre cada dosis, y serán estrechamente monitorizadas con el fin de encontrar cualquier posible efecto secundario o respuesta inmune a la vacuna.

Si el estudio, que se considerará completo en septiembre de 2022, demuestra que esta dosis de la vacuna es segura y efectiva, se ampliará el número de participantes con personas en buen estado de salud.

El mecanismo de la vacuna

Aunque normalmente asociemos las vacunas a las enfermedades víricas (porque estas son las primeras contra las que se desarrollaron y porque constituyen la mayoría de las enfermedades contra las que nos vacunamos de forma rutinaria), en realidad existen vacunas contra otros tipos de patógenos y, aunque por el momento no se ha logrado crear ninguna con éxito, la idea de una vacuna contra el cáncer no es nueva.

Al fin y al cabo, una vacuna no es una cosa que una preparación que estimula al sistema inmune para que se active, combata y guarde registro de una enfermedad concreta.

Este es el principio detrás de este suero, sólo que, en lugar de emplear un microorganismo muerto, modificado o debilitado (o su ADN o ARN) prepara al cuerpo para reaccionar contra una proteína, la a-lactalbumina. Se trata de una sustancia que el cuerpo produce, en circunstancias normales, sólo durante las últimas etapas del embarazo y durante la lactancia; pero que, sin embargo, aparece sobreexpresada en los tumores emergentes.

Antes de llegar a los ensayos en humanos, el suero ha sido probado en ratones hembra y en otros modelos animales; en todos los casos, se demostró que lograba inhibir la aparición de tumores mamarios y que no provocaba inflamación autoinmune, lo que hace seguro su uso.

Además, la vacuna logró incluso parar el crecimiento de tumores existentes en esos mismos modelos animales en los que fue testada.

Un largo camino

Con todo, no conviene apresurarse. El presente ensayo es de fase uno, lo que significa que su principal objetivo es determinar la seguridad de la vacuna y su dosis adecuada. La eficacia, por contra, deberá evaluarse en los ensayos de fase dos y fase tres. Esto significa que, aún cuando todo vaya bien, la vacuna no podrá en ningún caso estar disponible para su uso general hasta dentro de varios años.

Además, los investigadores deben ser especialmente cautelosos, ya que tanto el objetivo como el agente de la vacuna no han sido probados en humanos con anterioridad. Por ello, todavía existe una cierta incertidumbre sobre la posible ocurrencia de efectos secundarios, pese a los buenos resultados obtenidos sobre los modelos animales.

Por otra parte, debido a la especificidad del mecanismo de acción, debe variar también el perfil de las pacientes; es posible que el suero no se comporte de la misma manera en mujeres que están experimentando la menstruación, por ejemplo, que en mujeres que se encuentren en período de lactancia.

Sea como sea, los creadores de la vacuna recuerdan que todos los fármacos que hoy en día utilizamos con tranquilidad y seguridad estuvieron algún día en fase uno de ensayos en humanos, por lo que aunque hará falta aún prudencia y paciencia el presente experimento abre horizontes esperanzadores.

Vea la versión original en: https://www.20minutos.es/salud/actualidad/la-primera-vacuna-contra-el-cancer-de-mama-comienza-su-primer-ensayo-en-humanos-4877232/?autoref=true