Una luz infrarroja podrá predecir si la quimioterapia será eficaz en el cáncer de mama

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Columbia han desarrollado un sistema de luz infrarroja que permite conocer si las pacientes que padecen un cáncer de mama responderán bien al tratamiento de la quimioterapia. En concreto, este sistema puede predecir la respuesta a la quimioterapia dos semanas después de comenzar el tratamiento. A pesar de que la investigación continúa en fase experimental, el estudio se ha publicado en la revista Radiology.

“Actualmente no existe un método que pueda predecir el resultado del tratamiento de la quimioterapia desde el inicio del tratamiento, por lo que este es un avance importante”, asegura Andreas Hielscher, uno de los líderes del estudio y miembro del Programa de Cáncer de Mama del Herbert Irving Comprehensive Cancer Center en Nueva York.

Este método no invasivo utiliza luz roja o casi infrarroja para tomar imágenes del flujo sanguíneo de los senosobservar cómo cambia la vasculatura y cómo la sangre interactúa con el tumor. “Esto nos ayuda a distinguir los tejidos malignos de los sanos y cómo el tumor responde a la quimioterapia antes que otras técnicas de imagen” añade Hielscher.

La quimioterapia neoadyuvante o primaria consiste en aplicar el tratamiento de quimioterapia antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor. En el caso del cáncer de mama, aquellas que logran una respuesta correcta tienen un mejor pronóstico que aquellas que no lo hacen. Sin embargo, tal y como indican los investigadores de la Universidad de Columbia, menos de la mitad de las mujeres tratadas con quimioterapia neoadyuvante logran una respuesta correcta.

Debido a esto, los científicos sospechaban que el sistema vascular en los senos podía ser una pista para saber si el tratamiento iba a funcionar o no. De esta forma, los investigadores analizaron los datos de imágenes de 34 pacientes con cáncer de mama entre junio de 2011 y marzo de 2016. Así, capturaron varias imágenes antes y dos semanas después de comenzar la quimioterapia.Descubrieron entonces que el flujo sanguíneo se podía utilizar para identificar a quienes responden correctamente al tratamiento a las dos semanas con una precisión del 92,3%.

Hielscher y Hershman actualmente están perfeccionando el sistema de imágenes y planificando un ensayo clínico más grande y multicéntrico. Esperan comercializar su tecnología en los próximos tres a cinco años.

 

https://www.consalud.es/

Leave a comment